Violencia en Tuxtepec equiparable a la del Norte de México

Juan Carlos MEDRANO

El municipio de San Juan Bautista Tuxtepec, fue colocado dentro de la lista de “Focos Rojos” del país por la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres.

El organismo calificó a este municipio de la Cuenca del Papaloapam como uno de los de “alto riesgo” debido a los altos índices de violencia y feminicidios.

Advirtió que la violencia que se registra en San Juan Bautista Tuxtepec es equiparable a la que se registra en Ciudad Juárez, Cuauhtémoc y la capital Chihuahua; Municipio de Centro, Tabasco; San Cristóbal de las Casas, Comitán de Domínguez y Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; Ixtapaluca, Estado de México y Guadalupe, Nuevo León.

Ante ello, planteó la firma de un Acuerdo Nacional por la Vida y Seguridad de las Mujeres.

Manifestó que, mediante este acuerdo, tanto la Federación como los Gobiernos estatales y los municipales asumirían el compromiso de aplicar políticas integrales para combatir la crisis de violencia que enfrentan las mujeres en México.

Explicó que la estrategia debe ser nacional para generar cambios estructurales y culturales.

“Estamos proponiendo un Acuerdo Nacional por la Vida y Seguridad de las Mujeres y queremos pedirle al Presidente que lo presente a los gobernadores y todos lo firmen, porque los primeros que tienen que defender y proteger a las mujeres, y erradicar la violencia contra ellas son los gobernadores y los presidentes municipales", señaló.

Indicó que, sin una política integral, desde los Municipios, los Estados y la Federación, no habrá éxito en acciones que busquen detener la violencia hacia las mujeres.

Consideró fundamental tener el compromiso del Gobierno federal para lograr tal acuerdo.

En su exposición la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, delineó todas las acciones que, en su opinión, deben realizarse para detener la crisis de violencia contra las mujeres.

“Pasamos por una de las peores etapas contra la vida de las mujeres, cada vez son más altos los niveles de violencia, con el hecho más lacerante que es el feminicidio.

“Casi 7 de cada 10 mujeres han vivido al menos un incidente de violencia. En tres años pasamos de 407 a 845 feminicidios en 2018, que son carpetas de investigación, porque hay ausencia de integración de carpetas delitos dolosos”, describió.

Reiteró que hay focos rojos en municipios del país relacionados con índices de violencia y feminicidios, que son Ciudad Juárez, Cuauhtémoc y la capital Chihuahua, Chihuahua; Municipio de Centro, Tabasco; San Cristóbal de las Casas, Comitán de Domínguez y Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; Ixtapaluca, Estado de México; Guadalupe, Nuevo León; y San Juan Bautista Tuxtepec, Oaxaca.

Planteó que primero se necesita un acuerdo intersecretarial para la reconstrucción del tejido social y construcción de la paz.

Son dos elementos, dijo, para cambios culturales y estructurales, desde la familia y hasta el propio Estado.

Asimismo, presentó una iniciativa a la Comisión de Igualdad de Género para modificar las alertas de género, para que sea un mecanismo más eficiente y emergente.

Citó que se debe dar respuestas rápidas para atender las emergencias, en forma similar a como se atienden desastres naturales.

También planteó una reforma a la Ley para Prevenir y Sancionar la Tortura y al Código Penal Federal, a fin de tipificar el delito de tortura sexual, para que no se repitan casos como el de Atenco.

Agregó que, entre otras acciones, se deben revisar el mecanismo de atención ministerial en casos de feminicidios y desaparición de mujeres; supervisar y dotar de insumos o personal a los centros de justicia para mujeres; mejorar los protocolos de las órdenes de protección para que haya seguimiento en los casos atendidos.

Indicó que también se necesitan juzgados especializados para emitir las órdenes de protección y sanción por casos de violencia.

Planteó se homologue el tipo penal del feminicidio en todas las entidades, de acuerdo a la redacción del Código Penal federal.

“Necesitamos eficacia para garantizar la vida y seguridad de mujeres y niñas víctimas de la violencia”, citó.