Valles Centrales requiere de declaratoria de emergencia por desastre agrícola

Francisco RAMÍREZ

Los efectos del cambio climático siguen causando daños a la agricultura de temporal, en el presente ciclo agrícola, más del 50 por ciento del cultivo de granos básicos se ve dañado,  por lo que se requiere de una declaratoria de desastre agrícola.

Elmer Gaspar Guerra, productor originario de Santa Ana Zegache, reconoció que luego de tres meses de iniciado el ciclo agrícola de temporada, se tiene el 50 por ciento de los cultivos básicos –maíz y frijol- se han perdido ante la llegada tarde las lluvias.

Indicó que en todo lo que es el valle de Ocotlán y Zimatlán, las perdidas por esta situación son cuantiosas, sobre todo cuando el periodo de siembra no ha dejado de ser apegado a lo tradicional, es decir, que el campesino siga tomando como el periodo de cosecha la llegada de las lluvias.

Gaspar Guerra quien es dirigente del Frente Indígena Urbano y Campesino, reconoció que los campesinos están acostumbrados a cumplir con un ciclo ancestral de cuando hay que sembrar, algo que habrá de modificar ante la llegada del cambio climático, por lo que consideró que hoy estos ciclos han cambiado.

“De tres años a la fecha, hemos observado que la siembra de temporal ya no son las buenas, esto ha llevado a que algunos campesinos modifiquen sus ciclos de siembra, por lo que hoy podemos decir que le fue bien a quienes tenían pozo y ayudaron a su siembra cuando el agua hizo falta, como también a quienes sembraron retrasados”.

Reiteró que quienes siempre tienen pérdidas son aquellos que vienen con la “siembra de temporal”, no para quienes hoy acostumbran a la siembra en invernaderos, por lo que hoy en el valle Ocotlán Zimatlán las pérdidas estarán  por arriba de las 12 mil hectáreas perdidas de maíz y frijol.

En este sentido dijo que es necesario modificar el ciclo agrícola ante el cambio climático, toda vez que no es el mismo rendimiento ante la llegada de las aguas, por lo que en este momento debe de haber intervención de las instancias oficiales y no abandonar al campesino, por lo que deben decretar una declaratoria de emergencia agrícola para la región de valles centrales.

Finalmente reconoció que en el ciclo agrícola 2017 se tuvo una buena cosecha, pero en esta ocasión ante la presencia de lo que fue la canícula y la disparidad con que se dieron las lluvias muchos campesinos perdieron sus cosechas y no tendrá producción, lo que  en el valle central el precio del maíz sin duda tendrá un incremento.