Tramo de supercarretera Huitzo a Coixtlahuaca de los más inseguros: César Morales

Juan Carlos MEDRANO

El diputado local petista César Morales Niño responsabilizó a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) del incremento en los índices delictivos en el tramo carretero de Huitzo a Coixtlahuaca.

En entrevista, el legislador recordó que desde el año 2016, la entonces policía federal –hoy Guardia Nacional--, así como la policía estatal preventiva tienen prohibido por la CNDH de recorrer ese tramo de la súper carretera Cuaucnopalan-Oaxaca después de los hechos violentos suscitados en la zona.

Indicó que la prohibición se encuentra consignada en la Recomendación número 7VG/2017 sobre violaciones graves a derechos humanos por los hechos ocurridos el 19 de junio de 2016 en Asunción de Nochixtlán, San Pablo Huitzo, Hacienda Blanca y Trinidad de Viguera, en el estado de Oaxaca.

En la Recomendación 7VG/2017, el ombudsman nacional señaló que las violaciones a derechos humanos ocurridas en el operativo policiaco en el que participaron miembros de la Policía Federal, la Gendarmería y policías estatales y ministeriales fueron “graves”, al registrarse entre ellas siete fallecidos, 174 civiles lesionados, 45 de ellos por arma de fuego, así como 106 policías heridos, cuatro por arma de fuego.

Consideró que de existir la presencia de la Guardia Nacional se hubiera podido evitar el enfrentamiento ocurrido el pasado viernes cuando donde una persona falleció, mientras que un miembro de la extinta Policía Federal resultó herido de bala al sostener un enfrentamiento en la supercarretera Oaxaca-Cuacnopalan, en jurisdicción de Nochixtlán.

El incidente ocurrió cuando un grupo de delincuentes intentó asaltar a unos automovilistas, a la altura del kilómetro 158.

Desde una camioneta de lujo, los elementos de la Guardia Nacional y de la Policía Nacional fueron recibidos a balazos, por lo cual los uniformados repelieron la agresión.

Morales Niño admitió que los asaltos a automóviles particulares y principalmente de carga se han convertido en presas fáciles para las bandas delictivas que operan en el tramo carretero de Huitzo a Coixtlahuaca.

Abundó que solo el Ejército mexicano en contadas ocasiones realiza rondines de vigilancia, los cuales son insuficientes para frenar la ola delictiva que se registra en la zona.

Alertó que mientras persista la prohibición por parte de la CNDH para que la Guardia Nacional, así como la policía estatal preventiva tengan presencia en la zona, la delincuencia irá en aumento.