Se fracciona caravana, unos siguen por Oaxaca y otros van a Veracruz

La caravana de migrantes centroamericanos se dividió entre Oaxaca y Veracruz.

Esto debido a las malas condiciones de los lugares que le han dado para su campamento, pero también por las molestias internas entre quienes ya quieren llegar a Estados Unidos y ven el avance muy lento de mujeres y niños o familias completas.

Cientos de migrantes que salieron esta madrugada de Matías Romero, Oaxaca, no se quisieron detener en Donají, en el mismo municipio, dado lo corto de la distancia, apenas unos 40 kilómetros.

Por ello, pasaron de largo hacia Acayucan, Veracruz, más de 90 kilómetros al norte.

Quienes se bajaron en Donají, sin embargo, hallaron un campo de futbol desprotegido, sin agua ni luz, como el de ayer en Matías Romero, donde a medianoche la lluvia obligó a todos, bebés, mujeres y niños incluidos, a buscar refugio en las banquetas del centro de la ciudad.

Cientos de migrantes llegaron a Acayucan, a pesar de que la Policía Federal los obligó a bajarse de los camiones que les daban aventón.

Otro grupo muy numeroso se detuvo en el Municipio de Sayula de Alemán, a 10 minutos de Acayucan, donde un mercado abandonado tuvo que habilitarse de emergencia como albergue.

“Yo andaba en los panteones y me dijeron que se andaban deteniendo cientos de migrantes aquí y me vine de inmediato", dijo el Alcalde de Sayula, Fredy Ayala.

Afuera del mercado se encuentran ya unidades médicas y han comenzado a repartir algunos víveres para los centroamericanos, quienes apenas han comido algo en todo el día.

“La verdad es que si seguimos así no vamos a llegar nunca, nosotros hasta pensamos que si hay una rastra (tráiler) que nos llevara hasta la Ciudad de México, nos íbamos, pero hay gente que no quiere caminar", se quejó un hondureño en Sayula.

“Ya le dimos muchas vueltas, fuimos a Juchitán y luego querían que fuéramos otra vez al sur (a Jalapa del Marqués) y luego otra vez para acá, así no vamos a llegar, yo digo que si a la caravana la estuvieran dirigiendo unos maras, ya habríamos llegado hasta Estados Unidos".

En asambleas cada noche en el campamento, convocada por la organización Pueblos Sin Fronteras y voluntarios, es donde se decide el siguiente punto en la ruta.

En la de ayer, los hombres protestaron por lo corto de la distancia hasta Donají, pero los coordinadores les pidieron considerar lo difícil que es para las mujeres y niños seguir el paso, pues no les es fácil subirse a los camiones que aceptan detenerse a dar aventón.