Se desploma industria de la construcción en Oaxaca: CMIC

Juan Carlos MEDRANO

A 4 meses de terminar el 2019, al menos el 85% de las empresas de la industria de la construcción está en crisis financiera, lo cual significa que por lo menos unos 5 mil trabajadores del sector hayan tenido que ser despedidos, lamentó el presidente de la CMIC Oaxaca, Felipe Palacios Sibaja.

El líder en la entidad de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), acudió al Congreso de Oaxaca con un grupo de agremiados para apoyar la presentación de reforma al artículo 42 de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados del estado de Oaxaca que busca dar prioridad a las empresas locales en la obra pública.

Abordado al salir, el constructor reveló que de las 400 empresas que tiene la CMIC Oaxaca, solo un 15% tiene trabajo y esas 42 constructoras solo están trabajando a un 50% de su capacidad.

Culpó a la contratación de empresas foráneas de la crisis económica que padece el sector de la construcción de la entidad.

“La contratación de empresas foráneas para realizar obra pública va en aumento, queremos se evite y se trabaje para apoyar a las empresas locales, si no se da trabajo a las empresas locales la derrama económica y la generación de empleos se pierde”, expuso.

Aseguró que al momento que se contrata a empresas locales, la generación de empleo es con la mano de obra del estado y la derrama económica se queda en la localidad y permite que las empresas pequeñas y micro que son la mayor parte de las empresas oaxaqueñas crezcan de lo contrario no habrá crecimiento en el estado.

Rechazó que las empresas locales no tengan capacidad para realizar obra de gran envergadura y se contrate a empresas foráneas.

Consideró que la justificación es falsa, “que esa sea la causa y no se considere a las empresas locales, si no hay voluntad política y no se da trabajo a las empresas va a ser imposible que las empresas crezcan y por eso no podemos pasar de micro a pequeñas, de pequeñas a medianas y de medianas a grandes”.

Aseveró que las constructoras locales tienen la capacidad técnica para hacer los trabajos, incluso en caso de ser una obra magna, los constructores pueden hacer grupos de trabajo.

Ejemplificó el caso de las supercarreteras a la Costa e Istmo, donde trajeron empresas grandes y no cumplieron, “dejaron las obras tiradas y se llevaron el recurso económico”.

Otro ejemplo es la reconstrucción en el Istmo, donde ha habido denuncias y donde dieron trabajo a empresas foráneas que consideraron eran empresas grandes y con capacidad hasta para financiar la obra y al final cobraron las obras, no las hicieron y ahí están las escuelas y viviendas abandonadas y se fueron con el dinero.

Señaló que el traer empresas foráneas no garantiza que se concluyan las obras, mientras que las empresas locales garantizan calidad y terminación de obras, además de que son empresas localizables.