Rinde Salomón Jara informe de actividades como Senador; Convoca a la unidad en Morena

Juan Carlos Medrano

Un llamado a mantener la unidad al interior del partido Morena, lanzó el senador de la República del estado de Oaxaca, Salomón Jara Cruz al presentar su primer informe de actividades legislativas.

Ante los coordinadores de las fracciones parlamentarias de Morena en el Senado y en la Cámara de Diputados federal, Ricardo Monreal Ávila y Mario Delgado, respectivamente; el tribuno llamó a todas y todos los militantes de ese instituto político a la unidad, “a la institucionalidad y dialogar para alcanzar los consensos y acuerdos en la renovación de nuestras dirigencias nacionales y estatales”.

Acompañado de senadores, diputados federales y estatales y ante un auditorio Guelaguetza que congregó a más de 12 mil personas, Salomón Jara propuso el diálogo para dirimir las controversias por la dirección de los órganos de gobierno en las cámaras del Congreso de la Unión.

No dejó pasar la oportunidad para invitar al diputado Mario Delgado –ahí presente-- aspirante a la dirigencia para no cometer el error de distanciar a los morenistas y perder de vista su objetivo común.

“Privilegiemos la unidad, el diálogo y la humildad para seguir construyendo la historia y el futuro de nuestra patria”, afirmó.

Recordó que las y los legisladores de Morena tienen la enorme responsabilidad de seguir manteniendo viva la esperanza de un México moderno.

Pidió mantener el apoyo al Presidente de la República, “sin recatos ni titubeos; hoy se necesita toda nuestra fuerza, todo nuestro apoyo y unidad para tener un México grande”.

“El Presidente de la República y México necesitan, hoy más que nunca, que todas y todos los que formamos parte de este gran movimiento nacional cumplamos con nuestra responsabilidad”.

Expresó que la regeneración de la vida pública exige compromiso y unidad, (porque) esa fue la clave de la victoria y esa será la guía de la consolidación como fuerza transformadora.

Aprovechó la oportunidad para agradecer a todas y todos los que lo apoyaron cuando “por causas de fuerza mayor debí ausentarme en una votación importante –refiriéndose cuando abandonó la sesión en la cual se votaba la nueva reforma educativa--. 

Recordó que las verdaderas democracias no son aquellas que emanan únicamente del voto, sino aquellas que surgen y se construyen desde abajo, con base en la participación y la discusión cotidiana y colectiva de los asuntos públicos (porque) es el país que requerimos y ese es el país que estamos construyendo.

Informó que su trabajo durante el último año ha estado orientado a dar respuesta a la exigencia de cambio de millones de mexicanas y mexicanos, impulsando un nuevo paradigma en materia de desarrollo, justicia y bienestar; y acompañando la lucha frontal contra la desigualdad, la corrupción, la impunidad y el dispendio de los recursos del pueblo.

“A lo largo de estos primeros meses, he recorrido 495 municipios de los 570 que integran nuestro estado, todo por carretera y algunas veces en lancha, para escuchar a nuestras comunidades, a nuestros ancianos, jóvenes y a nuestras autoridades, todo ello para informar sobre la transformación del país y consolidar el proyecto del presidente López Obrador.

Aseveró que la meta es que juntos “salvemos a Oaxaca y dejemos atrás décadas de dispendio, rezago y exclusión. con visión, honestidad, austeridad, eficiencia y responsabilidad, construimos una nueva nación para las futuras generaciones”.

Por eso, dijo, que no quepa duda, las y los legisladores de Morena, estamos trabajando muy intensamente para convertir a México en una nación más justa, próspera e igualitaria.

Indicó que ha sido un primer año intenso y complejo, las resistencias y los intereses defendidos por los grupos que anhelan mantener sus prebendas y privilegios se han dejado sentir. sin embargo, ha sido más fuerte la voluntad de nuestros pueblos por construir un futuro mejor y de bienestar, un México de todos es posible.

Pidió dejar atrás prácticas y concepciones, profundamente, que explican el distanciamiento existente entre el gobierno y la sociedad.

“Los nuevos tiempos nos obligan a redefinir la manera en la que pensamos y ejercemos la democracia. nunca más un gobierno de vitrina y ajeno a las necesidades de la sociedad”.