Requiere sector salud especialistas en cuidados paliativos; presenta FMyC maestría en la materia

Juan Carlos MEDRANO

Oaxaca como el resto del país requiere un sistema de cuidados paliativos, desde la medicina general, para atender las necesidades de la población que vive con alguna discapacidad, dolor crónico o enfermedad terminal, planteó Uria Guevara López, profesor investigador de la Facultad de Medicina y Cirugía (FMyC) de la UABJO.

Al presentar la Maestría en Cuidados Paliativos la cual iniciará en febrero del 2020 en la FMyC, el también Coordinador de la Maestría, lamentó que este tema no esté en la agenda pública del gobierno, lo cual genera que ocho de cada 10 enfermos terminales que requieren cuidados paliativos no tienen acceso a la atención, debido a que en algunas zonas no están disponibles los servicios.

Después de dar a conocer que la Maestría en Cuidados Paliativos es la única en su tipo que se impartirá en una Universidad pública, consideró necesario hacer un esfuerzo para responder a las situaciones que afectan el bienestar de la población, derivadas de la transición epidemiológica y los avances de la medicina para prolongar la vida, por ejemplo, en algunos casos de cáncer.

Estimó que la atención paliativa reduce los costos médicos en 2/3 partes es decir un 60%.

Calificó a los cuidados paliativos como un tema emergente, pues se trata de una problemática que no se puede ignorar y que se debe de incorporar al quehacer cotidiano del personal de salud.

“Estamos hablando del sufrimiento del paciente y también de sus familiares”, indicó.

Destacó que al fortalecer el primer nivel de atención se tiene la posibilidad de construir un sistema de ciudadanos paliativos, ya que, aunque México cuenta con un marco legislativo en la materia, en la práctica no se cumple.

Recordó que con la enmienda al artículo Cuarto de la Constitución, aprobada el pasado uno de julio en la Cámara de Senadores, los cuidados paliativos multidisciplinarios se reconocen como un derecho humano y el Estado debe garantizar el acceso a ellos y a los medicamentos controlados necesarios para el alivio del dolor con la finalidad de brindar calidad de vida y proteger la dignidad de cualquier paciente con enfermedad en situación terminal, limitante o amenazante para la vida.

“Sin lugar a dudas es un paso que debemos celebrar, se requieren acciones claras, organizadas, sistemáticas y contundentes para que lo anterior se convierta en una realidad para todo mexicano que requiera de cuidados paliativos de excelencia, más allá de la fase de la enfermedad o de la condición que padezca”.

Lamentó que actualmente en México, la mayoría de los pacientes con enfermedades llamadas crónicas no transmisibles, como el cáncer, sida, cardiovasculares, hepáticas, renales, diabetes, cerebrovasculares, alzheimer, esclerosis múltiple, párkinson, entre otras, no reciben cuidados paliativos porque los servicios son escasos a lo largo del país y la sociedad en general los desconoce.

Explicó que en México atender a un enfermo que requiere cuidados paliativos representa gastos para la familia por varios miles de pesos.

Por ello, indicó, es necesario crear mecanismos que hagan que los cuidados paliativos sean más asequibles para quienes los necesitan.

En este sentido, urgió apoyar a que la comunidad médica se capacite en esta área pues es un derecho el acceso a cuidados paliativos para enfermos terminales, así como a asignar presupuesto para aplicarla y que no se quede sólo en el papel.