Registró Pemex en 2019, ataques armados en Oaxaca vs convoyes con combustible

Juan Carlos MEDRANO

Unos siete ataques armados en contra de convoyes con combustible se registraron durante 2019 en el estado de Oaxaca, reportó Petróleos Mexicanos (Pemex).

De acuerdo a la paraestatal, a un año de implementarse la estrategia contra el huachicoleo, la entidad oaxaqueña junto con Sinaloa, Tamaulipas y Veracruz fueron las cuatro entidades donde más se presentó este fenómeno de atacar las pipas contratadas para transportar el combustible a otras zonas o entidades.

Informó que los ataques se presentaron en su mayoría en el Istmo de Tehuantepec una vez que los auto tanques salieron de la refinería “Antonio Dovalí Jaime” localizada en el puerto de Salina Cruz y se dirigían a la ciudad de Oaxaca o a otra entidad.

En Oaxaca, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y el Ejército identificaron con un mapeo las tres zonas de más alta incidencia del huachicoleo, que son las regiones del Istmo de Tehuantepec colindantes con Chiapas, la cuenca del Papaloapan y los límites con Veracruz y la zona de la Cuicateca cercana a Puebla.

Tan solo en la zona del Istmo se han identificado mil puntos de venta de gasolina robada en 38 municipios, entre ellos Matías Romero, Tapanatepec, Juchitán, Salina Cruz, San Blas Atempa, Chahuites e Ixtaltepec.

De acuerdo a la SSP, en estos puntos se han asegurado 2 mil 800 litros de combustible robado y hasta más de 350 mil litros en 2018, además de que se aseguraron 39 vehículos, y se logró la captura de seis implicados que fueron consignados ante la Fiscalía General de la República (FGR).

Dijo que las células criminales dedicadas al huachicol también están implicadas en el robo de unidades de carga y autotransporte en la zona limítrofe entre Oaxaca y Puebla y al narcomenudeo en el Istmo de Tehuantepec.

Dijo que se han activado operativos coordinados con las policías de Puebla y Veracruz y las fuerzas federales para hacer frente a este flagelo.

Indicó que en la lucha contra el huachicol han encontrado una red de complicidades, que incluye desde trabajadores de Pemex, piperos, policías locales, organizaciones sociales y hasta alcaldes implicados en el robo de combustible.

Durante el año pasado el Ejercito en Oaxaca logró sellar 127 tomas clandestinas.

Detalló que las células criminales dedicadas al huachicol que operan en la zona del Istmo de Tehuantepec y la Cuenca están vinculadas con las bandas locales de Puebla y Chiapas.