Reducir burocracia municipal, medida de austeridad: Oswaldo García

Francisco RAMÍREZ

El presidete electo de Oaxaca de Juárez, Oswaldo García Jarquín, se comprometió a encabezar gobierno austero y una de las medidas de ahorro para su administración será la reducción de la burocracia, para ello eliminará de la estructura municipal las coordinaciones de gobierno.

Al reconocer que la primera reunión de la Comisión Municipal de Entrega-Recepción para el municipio de Oaxaca de Juárez, ha estado llena de buenas intenciones, el edil electo celebró que este proceso tan importante se encuentra normado y reglamentado de acuerdo a un calendario.

En este sentido y al hacer referencia sobre el cuidado del presupuesto, adelantó que en  los próximos días dará a conocer a la ciudadanía una serie de acciones que tomarán en relación a la  transparencia y la rendición de cuentas, las cuales van más allá de la firma de convenios, sino que darán un paso delante de cómo es que se quiere que el ciudadano esté enterado en términos del acceso de la información y la calidad de la información que se leda.

Por lo que se refiere a los salarios, el presidente electo de MORENA, insistió que los ciudadanos han pedido que las administraciones sean austeras, republicanas y eficientes, por lo que llevará a cabo una restructuración administrativa que va a generar ahorros a la administración, donde se prevé la reducción de puestos administrativos no necesarios para los objetivos que se tratan de alcanzar.

Explicó que lo que se ha hecho para tratar de reducir la alta burocracia en el gobierno municipal, es un ejercicio en base a un presupuesto cero, pensando en reinventar de manera positiva el nuevo gobierno municipal y adelantó que habrá de desaparecer coordinaciones y se regresará al esquema de direcciones.

“Tendremos una estructura municipal muy básica, el presidente municipal y su cabildo, quienes adelantó, ganarán todos lo mismo; de ahí pasaran Directores, subdirectores y Jefes de departamento, los cuales habrán de atender las demandas y sugerencias de la ciudanía”.

Insistió que en cuanto a este tema, el gobierno de la ciudad de Oaxaca estará siguiendo la filosofía del actual presidente de la república electo, en la cual nadie puede estar por encima del sueldo del presidente de la república: “Ninguno de nosotros estamos aquí por el dinero o el sueldo, queremos venir a servir”.

García Jarquín apuntó que Oaxaca es una ciudad increíble y que será bien administrada a partir del 1 de enero y las prioridades para esta serán una serie de proyectos que presentarán, de ante mano, al gobierno federal que van desde el mejoramiento de las vialidades, el saneamiento de ríos, programas sociales en beneficio de los más de necesitados hasta por 3 mil millones de pesos.

Reconoció que existen aún más prioridades como la inseguridad, como también el aterrizar los programas sociales que ha prometido el presidente de la república electo y desde esta perspectiva  se buscará el trabajar de una manera eficiente y profesional.

En cuanto a uno de los problemas torales de la ciudad, como es el ser Patrimonio Cultural de la Humanidad y la invasión del comercio informal en sus calles, García Jarquín reconoció que esta situación tiene un origen que es la falta de  competitividad de la economía, por lo que en cuanto no se generen los empleos formales que necesita el país, en especial los jóvenes, se va a tener este tipo de alternativas.

Insistió que la idea principal que trae su gobierno es la atención de los servicios básicos que se presentan en la ciudad, pero un reto importante será el generar las condiciones para que haya más empleo e inversión y desarrollo en la capital.

En cuanto al tema financiero, el cual se recibirá y que ha sido cuestionado en torno a su manejo, comentó que a partir de recibir la información sobre el estatus que gurda la actual administración municipal, pero será hasta el 1 de enero del 2019 cuando se conozca a fondo esta situación.

De la participación de las mujeres, dijo que impulsará una agenda de equidad que no sólo pasará por la distribución de los puestos de la administración pública de manera equitativa, sino que puedan generar empleos y mejores condiciones, pasando de que esta situación sea una obligación o que en materia de ley se obligatoria, sino que la equidad de género pase a ser una cultura de los mexicanos.