Rechazan ixtepecanos demolición de vivienda tradicional

Juan Carlos MEDRANO

Vecinas y vecinos de Ciudad Ixtepec dicen no a la demolición de las casas tradicionales que quedan en pie después del terremoto y se organizan para la reconstrucción de sus viviendas.

De acuerdo a Rubén Valencia dirigente del Comité Ixtepecano en Defensa de la Vida y el Territorio, expuso que luego de sismo del 7 de septiembre y después de 6 mil réplicas, 50 mil viviendas quedaron afectadas en el Istmo de Tehuantepec.

Detalló que solo en Ciudad Ixtepec cerca de diez mil personas duermen en la calle, en patios o en plazas públicas.

Destacó que el Comité Ixtepecano en Defensa de la Vida y el Territorio en coordinación con la sociedad agrícola regional y el Consejo de Reconstrucción y Fortalecimiento del tejido comunitario de Ixtepec impulsan brigadas solidarias para quitar escombros y recuperar materiales para la auto construcción.

“En el 90 por ciento de los casos son daños que se pueden reforzar que no son necesario tirar”, asegura Rubén Valencia.

“Esto es lo que le estamos diciendo a la gente, que mantenga la calma, que defienda su vivienda tradicional, por esos iniciamos las brigadas comunitarias “Guendali Zaá” que es la vida en común para reciclar los materiales, las tejas, los ladrillos, los morillos, las biligüanas, las tablas, todo lo que hay y que pareciera que ya no sirve, pero que si es útil para reedificar la vivienda”.

Recordó que el presidente Enrique Peña Nieto sostuvo que la caída de viviendas se debió a que están hechas de adobe y realizó un llamado a las grandes empresas para la reconstrucción.

En este sentido, el dirigente del Comité Ixtepecano en Defensa de la Vida y el Territorio, precisó que el Gobierno a través del Fonden trae una línea en el sentido de destruir y tirar las casas, “las valoraron y dicen tiren y las vamos a poner una casa de concreto tipo Infonavit, pero la gente no quiere y se resiste porque dice no es como para vivir”.

Añadió que las gentes que viven en casas del Infonavit en Ciudad Ixtepec lo ocupan de bodega y tienen enramadas afuera para acostarse en hamacas.

“Frente a mi casa hay un vecino que tiene una casa de dos pisos de puro material y está peor que la mía que es de teja y hay casas de teja que no les pasó nada y el Gobierno lo que hace con esto de la destrucción es el gran negocio de las constructoras y cementeras”, denunció.

Enviar una respuesta