Propone Laura Estrada sanciones severas para quienes roben, vendan o alteren dispositivos electrónicos

Juan Carlos MEDRANO

El Congreso de Oaxaca analiza endurecer las sanciones en contra de aquellas personas que se dedican al robo, venta y alteración de dispositivos electrónicos tales como teléfonos celulares, tablets, ipad´s, computadoras portátiles o estacionarias.

De acuerdo a la Fiscalía General de Oaxaca, durante el 2019 se han integrado 680 carpetas de investigación por el robo de este tipo de equipos, siendo las regiones de Valles Centrales, el Istmo y la Costa, donde se comete el 75% del total de los casos.

Mientras que en el 2018 fueron iniciadas 577 carpetas de investigación por el robo cometido sobre dispositivos electrónicos.

La iniciativa presentada por la presidenta de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), Laura Estrada Mauro, señala que el robo de dispositivos electrónicos es una conducta cuya incidencia se ha incrementado en el Estado de Oaxaca en los últimos años, debido a que son bienes de uso portátil y susceptibles de ser comercializados con facilidad, sin importar su origen o procedencia ilícita.

Destacó que el robo se comete principalmente en áreas concurridas y en unidades del transporte público, en contra de mujeres, menores de edad y adultos mayores, es decir, los delincuentes aprovechan el estado de vulnerabilidad e indefensión de esas personas, para transgredir su patrimonio.

En ese contexto, presentó la Iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se adicionan los artículos 357 Ter y 357 Quater al Capítulo I Del Título Decimonoveno intitulado “Delitos en contra de las personas en su patrimonio”, del Código Penal para el Estado Libre y Soberano de Oaxaca, que tiene por objeto tipificar como delito: el robo de dispositivos electrónicos de telefonía celular, tabletas digitales y computadoras portátiles; la alteración o modificación de la documentación, los datos o partes de identificación del dispositivo electrónico de que se trate; la manipulación, modificación o desactivación del sistema operativo, las contraseñas de seguridad o las claves para acceder a un dispositivo, cuando se haga sin derecho y sin el consentimiento de quien pueda otorgarlo, o sin corroborar la procedencia lícita del objeto; así como la compra o venta de dispositivos electrónicos de procedencia ilícita.

Destacó que se establecen punibilidades específicas para cada hipótesis, agravantes en caso de reincidencia y cuando el delito sea cometido respecto de una pluralidad de bienes.

Afirmó que, con la iniciativa de mérito, se pretende proteger el patrimonio de los oaxaqueños, y evitar la comercialización de dispositivos electrónicos cuya procedencia sea ilícita.

Adicionalmente, se protege también la identidad de las personas, puesto que, durante el proceso del desbloqueo de dispositivos electrónicos, se encuentra en riesgo la identidad, los datos personales y la información financiera de los propietarios, ya que los delincuentes pueden usar esos datos para cometer otros ilícitos, principalmente la extorsión, el acceso a cuentas o bienes, o incluso realizar actos que constituyan la usurpación de la identidad.