Propone Juan Mendoza nueva ley del notariado

Juan Carlos MEDRANO

Ante la serie de anomalías e irregularidades que han privado en la entrega de parte de gobernadores de fiats notariales y después de que saliera a la luz pública la serie de anomalías en las cuales han incurrido María Antonieta Chagoya Méndez, notaría Público 78 y su hijo Carlos Salomón Velázquez Chagoya, titular de la notaría 104, el coordinador de la fracción parlamentaria del PAN en el Congreso de Oaxaca, diputado Juan Mendoza Reyes propuso al pleno la creación de una nueva ley del notariado para el estado de Oaxaca que ponga fin al tráfico de fiats.

Destacó que con la iniciativa se pretende poner un “Ya basta a esa era de abusos y de complicidades, basada en el otorgamiento discrecional y a capricho del Mandatario en turno, que sexenio tras sexenio se otorgan a familiares, amigos y cómplices como un auténtico mercado negro de la política”.

Afirmó que “ni un fiat más a espaldas de la sociedad ni como pago de favores, o para asegurar el futuro de familiares y amigos de los políticos que cada fin de administración se llevan hasta el périco de sus oficinas y entre esas alegrías de fin de sexenio se llevan bajo el brazo una patente notarial”.

Aludió que la actual “tragicomedia” protagonizada fedatarios oaxaqueños, contrasta con la noble y eficiente labor del Notariado oaxaqueño que tiene una larga data. En ella hay ejemplos notables de servicio y apoyo a la comunidad, porque los notarios oaxaqueños son piedra angular de la certeza jurídica y de la protección de los bienes patrimoniales de nuestra sociedad, dijo.

Recordó que el notariado es una institución que surge desde las primeras manifestaciones contractuales de la sociedad, y que consiste en términos generales en el sistema organizado de personas investidas de fe pública para autorizar o dar fe de hechos y actos que ante ellos pasan y se otorgan; el notariado es definido también como un magistrado, representante del poder público, obligado y capaz de recibir y dar forma a cuanta manifestación jurídica surja de la vida de relación contractual.

Por sus características particulares, el notariado es reconocido como una institución muy particular, que surge como un producto social protector de las relaciones derivadas de la vida económica de los ciudadanos y basada siempre en la fe pública, que es su elemento distintivo.

La institución del notariado, abundó, ha evolucionado a través de la historia, adaptándose a cada una de las épocas, lugares e idiosincrasias.

En los últimos años, se han encomendado mayores funciones a los notarios y el trabajo de los legisladores debe consistir en el reconocimiento histórico de la existencia del notariado y en que su importancia radica en asegurar la certeza, la permanencia y la paz jurídica entre los particulares.

Consideró que, por ello, es necesario promover una nueva Ley del Notariado para el estado de Oaxaca, que permita el ordenamiento claro y la regulación transparente de la función notarial. Y uno de los principios más importantes para lograr este objetivo es lograr a absoluta certeza sobre la democratización de los procedimientos y criterios para la asignación de los nombramientos de las nuevas y de los nuevos notarios públicos oaxaqueños, de manera incluyente, con transparencia, profesionalismo y de manera abierta ante la sociedad.

Con esta nueva Ley, todo profesional del derecho que reúna los requisitos de ley podrá aspirar a ocupar una Notaría Pública, y para ello deberá cumplir con rigurosos exámenes teóricos y prácticos y un concurso de oposición, del cual saldrán los nuevos notarios, dejando atrás una oscura etapa de discrecionalidad que permitía incluso pasar este nombramiento de manera familiar y de generación en generación.

Hoy en día, existen más fiats que notarías y su otorgamiento se convierte en un cheque en blanco para hacer negocios a espaldas incluso de los propios Notarios que realizan su trabajo con probidad y profesionalismo. Este tráfico de patentes notariales es similar a la forma en la cual se otorgan las concesiones de transporte.

Habida cuenta de lo anterior, con esta iniciativa de ley se promueve la creación de un Colegio de Notarios del estado de Oaxaca que agrupara en un solo organismo a todas las organizaciones que actualmente existen y desarrollan sus actividades de manera dispersa y descoordinada. Merced a este organismo, los notarios dispondrán de un foro de expresión y retroalimentación que permitirá procesar sus inquietudes y sostener interlocución permanente con las autoridades estatales, a fin de coadyuvar de manera más efectiva al desarrollo de esta actividad.

El Congreso oaxaqueño se enorgullece de contar con una historia pródiga y de gran mérito en materia notarial, pues entre sus agremiados se encuentran varios juristas de los más destacados en el ámbito docente y académico, que colaboran con su obra en la difusión de la ciencia del Derecho oaxaqueño.

Po ello, es relevante promover esta iniciativa que busca fortalecer y establecer puntos de colaboración y contacto con sus agremiados, mujeres y hombres excepcionales, que con su actuar cotidiano, honesto, responsable, comprometido y prudente prestan el servicio notarial que la población de nuestra entidad requiere.

Por ello, el día de hoy exhorto a mis compañeras y compañeros legisladores para que auspicien con generosidad esta iniciativa y terminemos de una vez por todas con una función que, por omisión o franca complicidad, nunca tuvo un contrapeso real en ningún otro de los poderes del estado. Es una oportunidad para ordenar, transparentar y profesionalizar de manera definitiva a una institución que es pilar en el desarrollo social y productivo del estado: el notariado oaxaqueño.

Enviar una respuesta