Pone Sefin lupa a compra-venta de facturas

Juan Carlos MEDRANO

Cada vez son más los casos de operaciones simuladas o venta de facturas que la Secretaría de Finanzas detecta en Oaxaca y actualmente hay una lista de 50 empresas declaradas por la dependencia como simuladoras, conocidas como fantasma, reveló el subsecretario Ingresos, Jorge Antonio Benítez Calva.

Adelantó que la Secretaría de Finanzas en coordinación con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) ya prepara las denuncias penales correspondientes en contra de estas 50 empresas que son fantasmas y que se dedican a la venta de facturas y los aproximadamente 3 mil contribuyentes detectados que han comprado esos documentos.

Destacó que el mayor número de compro de facturas corresponde a la prestación de servicios profesionales independientes.

Precisó que el sector que más recurre a la venta de facturas son las personas morales en un 70% y el resto, el 30% corresponde a personas físicas.

Informó que las operaciones son variadas pues van desde los 5 mil pesos y otras son por varios millones de pesos.

Señaló que es necesario combatir la compraventa de facturas utilizada por la delincuencia organizada y los evasores fiscales. “Con la compraventa de facturas hemos perdido millones de pesos. No es un tema privativo de Oaxaca, es un tema a nivel nacional donde se afectan las arcas y los erarios de todos los estados”, expuso el funcionario.

Recordó que la compra y venta de facturas es un ilícito que se castiga con 3 meses a 6 años de prisión, de ahí que invitara a la ciudadanía a no incurrir en ese delito.

El subsecretario Ingresos de la Secretaría de Finanzas, Jorge Antonio Benítez Calva reiteró que es una campaña iniciada este año y que se prorrogará en el 2019, pues “estamos enfocados en atacar a las empresas fantasma que hacen operaciones de comprobantes fiscales que no acreditan la materialidad, por eso vamos a endurecer la política”.

Insistió que son 3 mil los contribuyentes oaxaqueños acreditados que compraron facturas.

El SAT tiene la facultad de revisar la facturación de las empresas y si detecta irregularidades abre un proceso de revisión para validar los comprobantes expedidos.

Si la compañía que se presume como simuladora no presenta las pruebas suficientes para desvirtuar el supuesto de la autoridad y comprobar que el bien o servicio que está facturando realmente se dio, el SAT lo declara un EFOS definitivo.

“Es un problema serio y cada día proliferan más de estas empresas, muchas de ellas provienen de operaciones donde hay una compra de una empresa con pérdidas fiscales o con grandes saldos a favor de impuestos, aprovechan ese beneficio fiscal y empiezan a facturar”, compartió Juan Carlos Sainz del Toro, experto fiscalista.

La gran mayoría de estas firmas son empresas que ofrecen servicios ya sea legales, de publicidad, estudios de mercado o asesorías, pues al SAT le resulta más complicado fiscalizar un intangible, añadió el experto.