Piden a Fiscalía General localizar a medallista paralímpica

Aitana RAMÍREZ

 

Familiares de la deportista paralímpica Rosalina Flores Ignacio, marchan desde la fuente de las “Ocho Regiones” al zócalo de la capital, para demandar  a la Fiscalía General del Estado su localización con vida, toda vez que desde el pasado 18 de agosto salió de su domicilio y no tienen conocimiento de su paradero.

 

Aun cuando desde hace nueve días interpusieron la denuncia correspondiente, hasta hoy las autoridades ministeriales no tienen ninguna pista sobre su desaparición, denunció de manera pública su hijo Félix Gutiérrez Flores, quien con un grupo de deportistas paralímpicos se movilizan para atraer la atención de las autoridades.

 

“No hemos tenido mayor información hasta este día que tenemos agendada una cita con el Fiscal General del Estado, pero en días anteriores no hemos tenido respuesta”, lamentó el familiar de Rosalina, quien lamentó lo burocrático que resulta este proceso con las autoridades ministeriales.

 

“Hemos estado esperando que nos llamen, sí en dado caso fuera un secuestro, pero hasta ahora no ha existido esa llamada. Lamentablemente somos una familia escasos recursos, vivimos únicamente de nuestro trabajo”.

 

De acuerdo con los datos proporcionados por Gutiérrez Flores, su madre desde el día de su desaparición era acompañada por el joven Rómulo Pérez, quien es bolero en la zona del Infonavit y en su pueblo de Zimatlán, pero igual Rosalina es discapacitado.

 

Rosalina es discapacitada de las piernas, pues de pequeña padeció poliomielitis, en ese entonces vivía en la Villa de Hidalgo Yalalag y no había campañas de salud en esa zona.

 

Tanto sus familiares como los deportistas  piden el apoyo de las personas y autoridades para que lo ayuden a encontrar a Rosalina  a quiern se le vio por última vez el jueves 18 de agosto en el fraccionamiento Infonavit de Santa Cruz Amilpas.

 

Señas particulares: discapacidad en sus miembros inferiores, ausencia de Fuentes frontales superiores y un lunar pequeño a un costado del labio, en el lado derecho; usa una silla de ruedas con cuadro metálico negro.

 

Vestía al momento de su desaparición una blusa blanca, chaleco negro, pantalón de vestir de color obscuro o pants de color gris, calza zapatos color negro.

 

Es de complexión robusta, estatura aproximadamente 1:40 metros, tez morena clara, cara redonda,  cejas escasas y depiladas, iris color café oscuro, nariz mediana, base regular, labios delgados, mentón ovalado, cabello lacio, negro y corto, a la altura de las orejas y en capas.

Enviar una respuesta