Oaxaca tercer estado con más municipios con sequía en el país

Francisco RAMÍREZ

Hasta la primera quincena de Mayo, la sequía moderada alcanzó 65 municipios del Estado y tenía en riesgo a otros 124 que enfrentaban condiciones anormalmente secas; esta situación ubicaba a Oaxaca en la tercera entidad del país con más municipios en sequia; datos que aporta el Monitor de Sequía del Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

En México, de acuerdo a la climatología, los efectos de la canícula anualmente son más evidentes en la vertiente del Golfo de México, que incluye Nuevo León, Tamaulipas y Veracruz, Hidalgo, Tlaxcala, Puebla, Tabasco y una porción de San Luis Potosí. En el Pacífico, alcanza a Colima, Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Chiapas y la región peninsular, que abarca Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

Este fenómeno tiene una duración de 41 días aproximadamente, comprendidos en el periodo del 15 de julio al 24 de agosto.

Al respecto, el perredista Horacio Antonio Mendoza, destacó que Oaxaca se mantiene en el tercer estado con más municipios en sequía en el país: “En total son 46 municipios con sequía moderada y 148 con condiciones anormalmente atípicas”.

Indicó que hasta marzo pasado, únicamente un municipio, Zapotitlán Lagunas, en la mixteca, había sido considerado en estado de sequía moderada; sin embargo, 64 ayuntamientos más se sumaron a esas condiciones durante los primeros días del mes de abril.

En dichas zonas, de acuerdo con la clasificación de sequía, puntualizó Antonio Mendoza, se presentan algunos daños en los cultivos y pastos; demás de que se incrementa el riesgo de incendios, bajos niveles en ríos, arroyos, embalses, abrevaderos y pozos, además de que ha sido necesaria la restricción voluntaria en el uso del agua.

“La canícula amenaza los cultivos en el Istmo de Tehuantepec. La falta de lluvia obligaría a la Conagua a establecer un ‘riego de auxilio’ a través de la presa Benito Juárez”.

En este mismo sentido apuntilló: “Si después de la canícula no llueve, conjugado con un menor nivel a la presa al nivel que en estos momentos tiene, no se garantiza el riego de octubre 2018 a mayo 2019. Bajo estas condiciones, el próximo año el campo oaxaqueño estaría en las mismas condiciones de emergencia que en el 2016, cuando la presa quedó a su nivel mínimo histórico por la sequía”.