Llama Defensoría a Quetzaltepec y Chuxnabán, Mixes, a resolver sus problemas mediante diálogo pacífico

La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca llamó a autoridades y habitantes de la cabecera municipal de San Miguel Quetzaltepec y de su agencia municipal San Juan Bosco Chuxnabán, Mixes, a resolver por la vía pacífica del diálogo las diferencias entre ambas comunidades, que el 2 de agosto último provocaron un enfrentamiento armado en el que una persona resultó muerta, además de otros hechos violentos previos en los que otras tres personas han sido privadas de la vida.

La Defensoría tiene conocimiento de graves problemas que han surgido en la zona Mixe media entre autoridades y habitantes de San Miguel Quetzaltepec y San Juan Bosco Chuxnaban, derivados de la repartición de los recursos presupuestales municipales de los ramos 28 y 33, que corresponden a la cabecera municipal y sus agencias.

Con motivo de estas disputas presupuestales, añadió la Defensoría, se han suscitado algunos actos violentos que han causado lesiones graves y la pérdida de cuatro vidas de personas originarias de San Juan Bosco Chuxnabán, así como la retención, el 6 de junio de este año, de nueve personas pertenecientes a la cabecera municipal, por parte de las autoridades de la agencia municipal ya mencionada. Esto ha provocado un clima de elevada tensión político-social en esa región que se localiza en la Sierra Norte de Oaxaca, puntualizó el organismo defensor.

La Defensoría señaló que pese a que el 24 de junio de este año autoridades y comisionados de ambas localidades suscribieron un pacto de no agresión para mantener el orden y la paz, ante representantes de la Secretaria General de Gobierno estatal y del organismo autónomo de los Derechos Humanos, dichos acuerdos no fueron cabalmente cumplidos.

Ante esta circunstancia, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, hace un llamado al diálogo constructivo y a la cordura entre las partes que intervienen en el citado conflicto, a fin de que, en primer término, se realice un alto total a las hostilidades entre ambas comunidades y se respete plenamente la vida e integridad física de las personas, tanto de la agencia municipal de Chuxnabán como de la cabecera municipal.

Para esto, la Defensoría invoca el principio que la vida “es un derecho fundamental consagrado en los tratados internacionales y nacionales, derecho que este Organismo considera generador de cualquier otro derecho posible. En este sentido, es inviolable y no admite excepción alguna, es decir, se tutela tanto en el ámbito privado como en el público a fin de cubrir la dimensión personal”.

El mismo principio invocado por la instancia defensora señala, con respecto a la inviolabilidad del derecho a la vida, “pensar lo contrario, es incumplir una obligación constitucional: la de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad”.

Por esta razón, la Defensoría llama a atender la convocatoria para realizar la reunión con los representantes institucionales que ya intervienen en este asunto, así como esforzarse por alcanzar los acuerdos más pertinentes que puedan aportar la mejor solución a esta disputa que se da entre comunidades hermanas, que pertenecen al mismo pueblo indígena ayuuk (mixe).

Asimismo, el organismo defensor pidió a la Secretaría General de Gobierno, a la Secretaría de Seguridad Pública y a la Fiscalía General del estado que, en el ámbito de sus respectivas competencias, sigan colaborando para contribuir a resolver de manera pacífica el conflicto.

Finalmente, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca insistió en convocar a que, en un acto de reflexión, las dos partes accedan a contribuir a la paz entre ambas localidades y lograr la mejor solución a este problema.