La historia del mezcal apenas comienza

Francisco RAMÍREZ

San Dionicio Ocotepec, Oax.- En el Día de la Madre Tierra había  que devolver algo de lo que por años ha ofrecido a quien hace del agave una bebida ancestral en esta región del Estado. El mezcal.

Oaxaca tierra del maguey y del mezcal. Así lo reconoce Alberto Morales Méndez, productor de la bebida y quien la exporta a diversos mercados internacionales, entre ellos Estados Unidos y Europa.

"Hacemos una aportación a la madre naturaleza por todo lo que nos ha brindado. Con los agaves silvestres que le hemos quitado. Por ello estamos reforestando los cerros de la comunidad. Esta vez traemos "Tepextate", "Jabalí" y "Tobalá".

"Queremos aportarle, agradecer, no solo es ganar, producir o degustar el mezcal, también colaborar y tratar de mantener la sustentabilidad ecológica y natural que ofrece la madre tierra".

Después de una semana de plantación el interés "es plantar 10 mil plantas para reforestar 2 mil hectáreas de campo, con lo que al mismo tiempo ayudamos a evitar la erosión de los cerros.

Este trabajo, dijo, es también poner el ejemplo a los productores para que sigan sembrando los agaves silvestres y "no solo restando".

Voluntarios de diversas entidades de los Estados Unidos participan en la siembra de estos agaves y en la conservación del medio ambiente.

Alberto Morales, dueño de la marca "WAHAKA", dice que han sido nueve años de lucha, los mismos que tiene en el mercado americano -Estados Unidos-  y dos menos en México "somos un mezcal acorde a lo que el público pide. Un mezcal noble y sutil para los mejores paladares".

En este sentido la marca exporta entre 7 y 8 mil botellas mensuales,  al año esta cifra se red9ndea entre 80 y 90 mil botellas, ante ello, como productor es optimista ante lo que considera que es un mercado naciente del mezcal oaxaqueño.

"Viene el reacomodo de marca, hay excelente producto pero no se tiene una planeación desde la siembra y producción, involucrados en toda la cadena. El panorama es muy alentador. Esto apenas comienza".

En este sentido el productor de la bebida ancestral lo  dice: “La historia del mezcal apenas comienza”, por lo que es optimista y siendo la quinta generación de mezcaleros en su familia, y el primero en obtener una marca registrada y poder exportar, este es un “proyect0o de vida”.

Reconoció que hoy se genera una polémica en torno al mezcal, comparándolo con el tequila, como también que tequileros se llevan de Oaxaca la producción de materia prima, algo que no lo ve como competencia, toda vez que no existe comparación entre ambas bebidas, “pero la diferencia radica en el proceso”.

Asimismo admite que existe la oferta y la demanda en el producto como en su materia prima, “pero todos son libres de vender a quien les pague mejor”.

“Cuando sea un comercio justo entenderemos que el trabajo del magueyero es el más importante, porque su producto dura ocho o más años en el campo, cuando lo entendamos dejaremos atrás esa polémica que se ha generado en torno a estas bebidas”.  

Morales Méndez entiende que siempre va haber polémica, “es bueno que haya”, para poder entender que es lo que necesita la industria para poder caminar juntos.

En cuanto a los apoyos gubernamentales, dijo, “ayudan”, pero desgraciadamente no aterrizan con las personas que realmente lo necesitan, “soy de la idea que el gobierno no necesariamente tiene que ayudar al empresario, tiene que enfocar sus baterías a carreteras, salud, educación, y que realmente los apoyos llegaran a la gente que realmente lo necesita”

En cuanto al apoyo que se ha hecho para la denominación de origen del mezcal es aplaudible, sobre todo cuando Oaxaca aporta más del 90 por ciento de la producción, que haya más  estados en esta denominación no pasa nada, pero que realmente se dediquen a la producción del mezcal, porque hay estado que sólo se dedican a la industrialización por estar cercanos a la capital del país o la frontera, algo a lo que la postura del gobierno se ha mostrado errática y ese es el problema.

El papel del Consejo Regulador del Mezcal (COMERCAM), lo considera bueno, es un parte fundamental del mezcal, toda vez que a través de estas certificaciones se logra la exportación del producto, porque no es lo mismo tener un excelente destilado de agave pero no se tiene un “acta de nacimiento”. Es esa parte la que nos da certeza de la calidad del producto.