Faltan atender 5 mil 400 casas en Oaxaca

Fuente y Foto: Reforma

A dos años de los sismos que golpearon el sureste del País, aún hay 5 mil 400 casas dañadas que no han sido atendidas en Oaxaca.

El subsecretario de Ordenamiento Territorial de la Sedatu, David Ricardo Cervantes, afirmó que la reconstrucción de esas viviendas está por iniciar.

“A esta fecha (30 de agosto), cerca de 4 mil (casas) ya se encuentran en proceso de reconstrucción y están por iniciar 5 mil 400”, admitió Cervantes.

“Es decir, el 60 por ciento de los apoyos en Oaxaca ya han sido asignados y el 73 por ciento de esos beneficiarios ya han recibido su tarjeta del bienestar”.

Al rendir un informe en Juchitán, Oaxaca, explicó que se destinarán mil 900 millones de pesos del presupuesto federal 2019 para llevar a cabo 15 mil 243 acciones en el estado.

Del total de acciones, abundó el subsecretario, alrededor del 65 por ciento están enfocadas a viviendas con daño total.

Según datos de la Sedatu, también hace falta atender 9 mil 371 viviendas en Chiapas, por lo que suman más de 13 mil 700 casas en ambas entidades.

Cervantes informó que adicionalmente se invertirán este año 131 millones de pesos del Fonden, para atender a mil 91 familias con daño total en sus viviendas.

El Gobierno de Oaxaca destinará un monto similar para atender a familias cuyas viviendas sufrieron daños parciales y daños menores.

“Estos recursos se destinarán en su totalidad para apoyar en la reconstrucción de las viviendas de los beneficiarios del llamado segundo censo”, explicó.

“En lo que resta del mes de septiembre se iniciará la entrega de estos apoyos, ya que la próxima semana será autorizada su aplicación por el comité técnico del Fonden”.

En cuanto a la reconstrucción de escuelas, reportó que de los poco más de 3 mil planteles afectados la Administración anterior atendió la mitad, en su mayoría con daños menores.

Destacó que durante 2019 se ha concluido la reconstrucción de 109 escuelas en Oaxaca, y en lo que resta del año concluirán las obras, ya en proceso, en cerca de 800 planteles más.

“Y se iniciarán obras en 258 (escuelas), algunas de las cuales se concluirán a principios de 2020. La mayor parte de estos planteles presentaron daños estructurales graves, por lo que se ha tenido que reconstruir total o parcialmente”, agregó.

“La inversión total estimada este año (para escuelas dañadas) es de arriba de 2 mil 500 millones de pesos. De esta manera, quedarán por atender en el Programa Nacional de Reconstrucción del próximo año, alrededor del 10 por ciento del total de las escuelas que sufrieron daños”.

En el rubro de cultura, indicó que de los casi 600 inmuebles del patrimonio cultural que resultaron afectados, el Gobierno anterior restauró sólo 55 de ellos.

Durante la presente Administración, indicó, se han habilitado 24 más, se encuentran en proceso de restauración 125 y en lo que resta del año se iniciarán trabajos en 222.

En el sector salud, el también coordinador del Programa Nacional de Reconstrucción indicó que de los 60 inmuebles con daños se habían reconstruido 22 hasta finales de 2019.

Este año, dijo, se concluirán 25 centros de salud y dos hospitales con una inversión de 94 millones de pesos federales y estatales.

El subsecretario de Ordenamiento Territorial de la Sedatu, David Ricardo Cervantes, ofreció en Oaxaca una disculpa a padres de familia y alumnos por las escuelas que aún no son reparadas tras los sismos de hace dos años. “Ofrecemos una disculpa a las niñas y los niños, a las y los jóvenes, y a los padres de familia que se han visto afectados por esta situación, no vamos a dejar de hacer todos los esfuerzos que sean necesarios, y vamos a seguir empeñados en sacar adelante este programa”, señaló.

“No dejaremos de insistir en que hoy las cosas tienen que hacerse de otra manera, con transparencia, con honestidad y tomando en cuenta a la gente, dialogando y siempre abiertos a escuchar su sentir, sus opiniones y sus cuestionamientos”.

Cervantes afirmó que la presente Administración federal heredó una maraña administrativa que, junto con otras "dificultades", han impedido avanzar en las acciones de reconstrucción con mayor rapidez.

“Hay que reconocerlo. Particularmente en el sector en el que hemos encontrado las mayores dificultades ha sido en la reconstrucción de escuelas, en donde nos vimos en la necesidad de tomar una serie de medidas, algunas fuertes, para poder poner orden en lo que podríamos llamar la maraña administrativa que nos encontramos en esta nueva etapa”, subrayó.

“Para poder cumplir también con los procedimientos de una normatividad que en ocasiones resulta en exceso burocrática. Nos ha tomado tiempo superar estas dificultades, pero ya se están resolviendo, estamos reiniciando las obras en las escuelas”.