Exigen custodios de Cefereso 13 de Mengolí protección ante amenazas

Juan Carlos MEDRANO

Custodios del Cefereso número 13 ubicado en la agencia de Mengolí, Miahuatlán de Porfirio Díaz, exigieron al presidente Andrés Manuel López Obrador detenga la ola de ataques por parte del crimen organizado contra ellos.

Lo anterior ocurre horas después de que apareciera una narcomanta la mañana de este martes en un campo deportivo en Miahuatlán de Porfirio Díaz.

La manta estaba dirigida a custodios del  Centro Federal de Readaptación Social Número 13 ubicado en la agencia de Mengolí, Miahuatlán.

“Advertencia, miren a todos los del Cefereso 13 sigan abusando de su autoridad, sigan hostigando a uno de mis muchachos y serán uno por uno ejecutados”, se leía en la manta que fe retirada por elementos de la Policía Estatal Preventiva.

Mediante una carta abierta enviada al Jefe del Ejecutivo federal, el personal del Cefereso 13 CPS-Oaxaca reprochan los malos tratos y vejaciones de las cuales son objeto por parte de funcionarios de más alto nivel y rango.

“Para algunos tecnócratas somos innecesarios y no nos consideran como tema de seguridad nacional, saben ustedes que también vivimos a diario la lucha constante de estigmatización de la sociedad por ejercer nuestra profesión en este entorno laboral y cada uno de manera personal conocemos nuestra realidad y seguimos en este proceso aun con las deficiencias que el mismo sistema ha impuesto, vivimos y somos conocidos por todos como los carceleros, contando con un sueldo exorbitante como para vivir holgadamente, sin embargo esta idea dista mucho de la realidad de cada uno de nosotros, aun con estas falsas creencias hacemos nuestra labor, con ahínco y devoción siempre abandonando un principio constitucional sobre la protección y respeto de los derechos humanos de la comunidad penitenciaria”.

Consideran que el tema “se vuelve grotesco y vil cuando ustedes, los que gobiernan este país omiten reaccionar en forma inmediata para brindarnos seguridad o incentivos y así seguir con nuestra labor “penitenciaria”, minimizando y ocultando información que afecta nuestra seguridad”.

Confiaron que hechos violentos como el ocurrido el 10 de mayo en el estado de Morelos donde asesinaron a varios custodios, no vuelva a ocurrir y mucho menos que las autoridades reaccionen de manera tardía y sin voluntad para solucionar esos problemas.

Reiteraron que los directivos de los centros federales los discriminan, denigran, haciéndoles saber que nadie es indispensable en este sistema penitenciario, llegando a tratarlos como objetos sustituibles fácilmente, sobrecargando las jornadas laborales al personal que logra soportar estas injusticias.

Demandaron a López Obrador que su lucha no se politice, “no queremos intromisión de ningún tipo, es una exigencia de justicia y castigo a los autores intelectuales y materiales de esta atrocidad ocasionada a los compañeros que al igual que nosotros hasta el último momento cumplían con su deber laboral y profesional, también castigo para aquellos que han callado u omitieron los avisos previos, porque también de ellos es la culpa, que nuestros compañeros fallecidos ya no estén con nosotros”.

En la misiva demandan al Gobierno federal les otorgue gastos médicos mayores al personal en general, un bono de riesgo (checar vigencia 30% del salario), igualdad en prestaciones (todos los niveles, oficinas centrales y centros federales).

Con relación a la Jornada laboral demandan condiciones dignas de trabajo, 8 horas administrativo, seguridad, roles no excesivos (12x24, 24x48 con dos horas de descanso).

Demandan un trato digno donde se respete al personal por parte de los mandos en los centros federales.

Asimismo, cuidados maternos (oficinas centrales y centros federales), respeto a todas las prestaciones (vacaciones, prestaciones por defusión de ascendentes y descendentes), vacaciones programadas por parte de los interesados no por mandos, entre otras.