Exigen ambientalistas a AMLO detener corredor ferroviario del Istmo

Juan Carlos MEDRANO

Representantes de diversas organizaciones ambientalistas del estado de Oaxaca pidieron al presidente, Andrés Manuel López Obrador, suspenda el Corredor Comercial Ferroviario del Istmo de Tehuantepec.

Los ambientalistas del Istmo de Tehuantepec, Valles Centrales y Sierra Norte consideraron que el Corredor Comercial que se pretende imponer, tiene similitudes con otros megaproyectos como los que fueron promovidos en el Plan Puebla-Panamá, localizados justamente en los frágiles ecosistemas del trópico mesoamericano y mexicano, y que han sido fuertemente rechazados por su carácter mercantil, el daño ecológico que ocasionan y los conflictos sociales que generan.

En la misiva, los firmantes expresan que el Corredor Comercial Ferroviario del Istmo de Tehuantepec, dañará una entidad considerada con hábitats críticos que abarcan áreas con alto valor de biodiversidad.

En los últimos 30 años, indican, México ha sido reconocido como uno de los 12 países mega diversos, no obstante, ha perdido selvas, manglares y bosques de manera alarmante.

Además, afirman, es un hecho que el agua, un bien indispensable para la vida, es un recurso limitado que depende en buena medida de la salud de bosques y selvas. Por ello, solicitan que se preserven los sitios de alta biodiversidad bajo los más estrictos estándares internacionales.

También resaltan la importancia de no pasar por alto el principio de la consulta previa, informada y libre de las comunidades indígenas, al que obliga el Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La consulta a las comunidades indígenas, enfatizan, no puede sustituirse con ninguna consulta nacional y tendría que realizarse de manera transparente y bajo la observación de una comisión plural del más alto nivel sin conflicto de interés.

“Hoy la biodiversidad y el agua son los más importantes recursos con los que puede contar una nación. Su degradación pone en grave riesgo la sustentabilidad ecológica del territorio mexicano. Por ello los sitios de alta biodiversidad deben preservarse bajo los más estrictos estándares internacionales y reconociendo los saberes de los pueblos originarios quienes han sido garantes de sus territorios y depositarios de la riqueza natural y cultural de nuestro país”, expone la misiva.

Los firmantes de la carta resaltan la importancia de que este proyecto cuente con un amplio estudio de impacto ambiental, así como del patrimonio histórico y cultural.

Asimismo, proponen la participación de instancias como la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, a la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), a la Comisión Nacional del Agua (Conagua), a la Secretaría de Cultura y al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), entre otras.

“Luego de todo el desastre ecológico de décadas pasadas en aras del desarrollo no se puede emprender un proyecto de esta naturaleza sin un estudio amplio de los impactos ecológicos, culturales y al patrimonio histórico y cultural del país cubiertos por selva, de la misma importancia de lo que está a la vista”, añaden.