Están mexicanos acostumbrados a la corrupción: Investigador

Juan Carlos MEDRANO

La corrupción en nuestro país es visto como algo normal en la sociedad actual, donde el costo promedio de una “mordida” es de hasta 2 mil 273 pesos, señaló el integrante del Consejo Consultivo del Instituto Nacional de Acceso a la Información Pública (INAI) Fernando Nieto.

Al impartir la conferencia “Retos en la implementación del Sistema Nacional Anticorrupción”, destacó que en México el 91 por ciento de la ciudadanía considera que la corrupción es un acto que ocurre de manera frecuente.

El especialista estimó que un 54 por ciento de los mexicanos considera que el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) está destinado al fracaso, esto pese a que ni siquiera se ha terminado de construir.

Nieto Morales aseguró que es indispensable apostarle a la conclusión y consolidación del Sistema ya que “si cambiamos cada sexenio de política para combatir la corrupción se van a seguir reproduciendo los mismos problemas”, dijo.

Agregó que aun cuando una de las principales temáticas del gobierno federal ha sido –desde la campaña– el combate a esta problemática, hasta el momento no hay una estrategia articulada, sino “flashazos” como una normatividad sobre compras públicas, una ley de conflicto de intereses, pero no un apoyo al SNA.

Así también realizó un balance sobre la percepción ciudadana sobre la corrupción: “el 91 por ciento de los mexicanos considera que la corrupción ocurre de manera muy frecuente”, dijo. 

Advirtió que de acuerdo al Índice Internacional de Percepción de la Corrupción, México se encuentra en el lugar 138 y es uno de los países que registró un descenso en la calificación de tres lugares. Sin embargo, aclaró que existe una probabilidad de .15 de ser víctima de un acto de corrupción en las oficinas que ofrecen trámites y servicios, lo que representa el mismo indicador para ser asaltado.

Resaltó que de acuerdo a los datos desagregados de las encuestas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la corrupción se diversifica dependiendo de sectores sociales y también de instituciones.

Mientras las personas que tienen un nivel económico alto destinan “sobornos” a las dependencias responsables de trámites para empresas, las que se encuentran en condiciones más bajas, lo hacen hacia la procuración de justicia o la seguridad.

El costo promedio por “mordida”, agregó, es de dos mil 227.73 pesos.