Descarta SS riesgo por influenza en Oaxaca


El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, descartó la existencia de un riesgo epidemiológico, a pesar de que los casos de influenza se han duplicado y las muertes casi se cuadruplican en la temporada invernal actual.

“No existe riesgo por esta enfermedad”, aseguró.

Recordó que Oaxaca junto con Veracruz, Ciudad de México, Chihuahua y Guerrero son los estados con el mayor número de casos confirmados, pues en conjunto suman el 37.2 por ciento del total de ocurrencias registradas a nivel nacional.

“¿Estamos en una situación no anticipada o en una situación de grave riesgo epidemiológico? La respuesta contundente es no, no estamos. Estamos en el comportamiento habitual de las temporadas de influenza”, afirmó.

El funcionario de la Secretaría de Salud (Ssa) sostuvo que la temporada de influenza 2018-2019 no es como la que se presentó hace 10 años, en abril de 2009, y causó la epidemia.

Señaló que el aumento en el número de casos de la época actual se explica porque la temporada de influenza inició antes, alrededor del 15 de septiembre, cuando típicamente arranca en octubre.

“La temporada actual tiene una velocidad de propagación más lenta y, hasta lo que se ve en este momento, no parece estar encaminada a llegar a transmisiones muy altas ni a intensidades muy altas", indicó.

López-Gatell expuso que se espera que en las próximas tres semanas continúe creciendo el número de contagios y, pasando esos 21 días, comenzaría a descender.

Hasta el 3 de enero de 2019, la Dirección General de Epidemiología de la Ssa registraba mil 938 casos positivos a influenza y 143 defunciones.

En el mismo periodo de 2018 se notificaron mil 81 casos y sólo 38 muertes.

La mayoría de contagios y decesos han sido de influenza AH1N1.

De los 143 decesos por influenza que han ocurrido en esta temporada invernal, el 48 por ciento retrasó el inicio del tratamiento antiviral, aseguró Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud.

Esto ocurre porque, ante los síntomas de influenza, el 33 por ciento de los fallecidos tardó en buscar atención médica.

Asimismo, otros optaron por automedicarse y hacer mal uso de antibióticos, lo que lleva a que requieran servicios de hospitalización, explicó López-Gatell en conferencia de prensa.

No acudir de inmediato al médico y no recibir el tratamiento correcto puede causar que una persona con influenza se complique y tenga riesgo de fallecer, expuso.

Además, el 97 por ciento de los fallecidos no se había vacunado, pese a que debían hacerlo porque se encontraban en alguno de los grupos de riesgo.

El funcionario indicó que el 33 por ciento de quienes han muerto hasta la fecha por influenza tenía diabetes, 33 por ciento obesidad y 25 por ciento hipertensión arterial.

Agregó que muchos de los casos que retrasaron el tratamiento ocurrieron en el sector privado.

Sin embargo, reconoció que en el sector público el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) opera con saturación.

"Efectivamente, el INER está sobresaturado en atención, en camas, su capacidad instalada está al límite, está en la terapia intensiva, en el uso de los ventiladores mecánicos y también está saturado en su servicio de urgencias", describió.

El subsecretario precisó que la saturación se debe a una mala distribución de la demanda de atención que, afirmó, ya están atendiendo.

El especialista recordó que los niños menores de 5 años, los adultos mayores de 60 y las personas con enfermedades crónicas son las más vulnerables a la influenza, por lo que deben vacunarse y seguir medidas preventivas.

Subrayó que las mujeres embarazadas también deben vacunarse, ya que ellas tienen de cuatro a seis veces más riesgo de complicarse si enferman de influenza.