Cumple PRD 30 años en medio de una crisis política enorme: Raymundo Carmona

Juan Carlos MEDRANO

El presidente del CEE del PRD en Oaxaca, Raymundo Carmona admitió que a 30 años de su fundación, el partido del Sol Azteca “entra a su madurez en medio de una crisis enorme y multifactorial”.

Al encabezar la ceremonia por el 30 aniversario de la fundación del instituto político, expuso que como toda organización ha logrado aciertos y cometido errores.

Ofreció una disculpa por todos aquellos liderazgos y figuras que desde el Partido de la Revolución Democrática, pregonaron la democracia y que hoy desde el poder, consideran aceptables las peores prácticas autoritarias y colaboran por restaurar el viejo régimen presidencialista.

Admitió que hoy se necesita de una izquierda que promueva condiciones

 de equidad para todos, sin clientelismos, que permitan el acceso a los servicios, conocimientos y habilidades que requieren las personas para mejorar su calidad de vida.

Asimismo, de una izquierda incluyente, tolerante y respetuosa ante la diversidad política e ideológica que existe en la sociedad.

“Estamos convencidos de la urgencia de fortalecer la democracia a partir de nuestros principios, valores y plan de acción, por ello, estamos obligados a renovar y actualizar el ideario de la izquierda para las próximas generaciones formadas en el PRD”.

Raymundo Carmona reconoció que el PRD debe reencontrar el camino de la civilidad, la tolerancia y el respeto a la diferencia con responsabilidad, para defender el Estado de Derecho.

Ofreció que ante el nuevo régimen político el PRD apuntalará toda acción que venga a fortalecer la democracia y las condiciones de alternancia, así como el rediseño en clave democrática y republicana.

Por respeto a nuestros muertos, sentenció, no aceptaremos acciones de concentración y abuso del poder, ni tiranías de la mayoría o que quebranten el Estado de Derecho.

Informó que apoyaran el combate a la corrupción de manera que lleve al país a recuperar y garantizar la confianza, la transparencia, la rendición de cuentas y garantizar la reducción en las asimetrías del poder.

Destacó que la experiencia acumulada en tres décadas de lucha les permite afirmar que la democracia no es un producto acabado, ni que las alternancias garantizan el mejoramiento de la democracia.

Afirmó que en julio del año pasado se terminó un ciclo en la política mexicana al colapsar el sistema de partidos y aceleró un profundo proceso de reconfiguración.

“Hoy como hace 30 años, un cliclo se cierra para que pueda surgir otro, hoy, refrendamos y actualizamos los ideales que movieron a las generaciones que nos precedieron”.