Creció 99.% impunidad ante homicidios en Oaxaca

Juan Carlos MEDRANO

El estado de Oaxaca es una de las dos entidades donde en los últimos dos años creció la impunidad en los homicidios dolosos, reveló el estudio de Jurimetría e Impunidad Cero 2018.

El análisis reportó que el indicador de impunidad pasó del 78.6 al 87.5 por ciento en promedio en todo el país.

Sin embargo, en estados como Oaxaca, presenta los mayores índices de impunidad frente a los asesinatos registrándose un crecimiento del 99.4 por ciento, similar al del estado de Morelos, seguido de Guerrero con 98.2 por ciento, Chiapas con 97.1, Baja California Sur con 96.9, San Luis Potosí con 94.5 y Nayarit con 93.5.

El Estado de México y Tabasco reportan un 92.8 y Baja California un 91.9 por ciento de impunidad.

“El tamaño de violencia en el estado de Oaxaca es muy serio, la expectativa de impunidad es tal que cada vez se les hace más fácil a las personas cometer actos criminales, la violencia está en espiral en México, ante el vacío institucional que existe.

“Hace dos años fue desalentador ver los resultados del estudio, ahora éstos son más drásticos. Hace dos años, seis o siete estados estaban aumentando el número de condenas. ahora sólo tres lograron aumentar las condenas. Todos están abrumados por la escalada delictiva", alertó Guillermo Zepeda Lecuona, profesor de El Colegio de Jalisco y uno de los autores del estudio.

“En esas entidades con un alto número de impunidad no hay capacidad institucional del Estado, con esos indicadores la pregunta no es, ¿por qué hay tanta violencia en México? sino, ¿por qué no hay más?".

A la impunidad se sumaron la opacidad de Aguascalientes, Colima, Sinaloa, Veracruz y Zacatecas, que no generaron el nivel de desagregación sobre sentencias por el delito de homicidio doloso, acusados absueltos y tasa de condena.

Con esto, los datos de sentencias condenatorias considera únicamente la información de 24 de las 32 entidades federativas y refleja que en 2017 se contabilizaron 16 mil 360 homicidios por sólo 2 mil 212 condenas.

“Se puede observar que a partir de 2014 la tendencia de la incidencia en homicidios dolosos va en aumento y alcanza su punto máximo en 2017; por el contrario, a partir de ese año las sentencias condenatorias por homicidio doloso han descendido, incrementando así la brecha entre ambas tendencias, lo que se traduce en un aumento en los niveles de impunidad", advirtió Zepeda.

“Dentro de la lamentable media nacional de 87.5 por ciento, Hidalgo aumentó a 56.5 en 2017, pero repite entre los tres estados con menor impunidad; la Ciudad de México mantiene muy buen nivel de investigación, y aunque se redujo el número de condenas y enfrenta un incremento de 14 por ciento en los homicidios dolosos, mantiene uno de los indicadores más bajos de impunidad del país", añadió.

Detalló que Nuevo León y Chihuahua presentan un comportamiento similar, es decir, han modernizado sus modelos de gestión y esquemas de investigación criminal; sin embargo, sus indicadores, aunque por debajo de la media nacional, están aún lejos de lo deseable pues reportan 74.9 por ciento y 86.8 de impunidad, respectivamente.

Durango presenta un desempeño sobresaliente al pasar de ser uno de los estados con mayor impunidad a ser el segundo con menor impunidad con 52.4 por ciento.

Sólo Yucatán presenta una impunidad negativa.