Continúa la invasión de áreas protegidas por el INAH y CONANP

Francisco RAMÍREZ

Comuneros de Tlacolula de Matamoros denunciaron una vez más la falta de atención por parte de las autoridades federales y estatales, ante la invasión que se hace por parte de personas ajenas a la comunidad en zonas declaradas como protegidas por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

Los afectados reiteraron que esta situación es una falta de atención de parte de quienes integran el gobierno del estado, como el gobierno federal, lo que provoca que ante la falta de impartición de justicia se tenga que levantar la voz y hacer actos de protesta, porque sólo así se digna a voltear la mirada hacia la ciudadanía.

Insistieron que pese hay acuerdos firmados desde el año 2014, los comuneros de Tlacolula de Matamoros han venido denuncido el despojo que ha ocasionado el gobierno del estado a través de la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra Urbana (CORETURO) en una superficie de 4.5 hectáreas, situación que ha quedado constatada por el Tribunal Unitario Agrario.

Insistieron que estas invasiones son derivadas de que se otorgaron documentos por parte de la instancia gubernamental y que provocó que la mancha urbana se ampliara, de tal forma que a la fecha son más de 20 hectáreas ocupadas de forma ilegal por personas ajenas a la comunidad.

Reiteraron que esta zona invadida se encuentra dentro de una poligonal que decretara el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y que se encuentra en un decreto de Área Natural protegida y que se conoce como “Monumento Natural de Yagul”.

Asimismo forma parte del corredor declarado por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad y en la cual le corresponde al INAH y a la Comisión Nacional de Áreas Nacionales Protegidas CONANP hacer acciones de protección y conservación por Ley.

Sin embargo, dijeron las autoridades comunales, las dos instancias se han mantenido al margen de la invasión de la mancha urbana provocando por su complacencia un caso similar al que se sucedió en la zona de Monte Albán.

Es por ello que la comunidad de Tlacolula exige al gobierno del estado, por un lado, que cumpla con los acuerdos ya pactados y proceda a crear las condiciones para que se indemnice por la invasión de las 4.5 hectáreas.

De la misma manera piden al gobierno Federal a través del INAH y la CONANP, se integre el expediente de expropiación correspondiente a toda la zona que incluye bienes comunales de Tacolula de Matamoros y que están dentro de la poligonal del monumento natural de Yagul, para que también sean indemnizados, toda vez que a la fecha no se puede hacer uso de las tierras por todas las limitantes que la Ley establece para las áreas con vestigios arqueológicos y áreas naturales.