Considera Auditor Superior retroceso desaparición de ASE en Oaxaca

Juan Carlos MEDRANO

El auditor Superior de la Federación (ASF), David Colmenares Páramo consideró un retroceso en las tareas de fiscalización de los recursos económicos públicos, el hecho que los diputados de la LXIII Legislatura local desaparecieran la Auditoría Superior del Estado (ASE) para dar paso a la creación del Órgano Superior de Fiscalización del Estado (OSFE).

Calificó la desaparición de la ASE y la destitución de quien entonces era su titular como un “caso extremo” a nivel nacional, pues mientras en otros estados se busca fortalecer la figura del auditor, en la entidad oaxaqueña lo desaparecieron.

“Un caso extremo es el de Oaxaca, donde el Auditor Superior del Estado (Carlos Altamirano Toledo) no quiso renunciar y se amparó y los diputados entonces desaparecieron la Auditoría Superior del Estado y crearon el Órgano Superior de Fiscalización de Estado”, citó.

Colmenares Páramo evitó comentar qué vaya a ocurrir a partir de la próxima Legislatura. No sé qué vaya a pasar ahora que el Congreso del estado va a cambiar y donde el partido Morena será mayoría, comentó.

Insistió que el hecho de que el Poder Legislativo haya desaparecido la ASE es un tema que da inestabilidad a la fiscalización.

Reiteró que ahora que viene otro Congreso en Oaxaca a partir del 15 de noviembre y donde el PRI solamente tendrá una diputación de mayoría, las cosas pueden dar un giro inesperado.

Ellos (los diputados de Morena), traen dentro de sus planes revisar el órgano de fiscalización y quizá recuperen la Auditoría Superior del Estado (ASE).

No descartó que la desaparición de la ASE se haya dado porque el Auditor quería hacer su trabajo.

Resaltó que en muchas ocasiones los Poderes del Estado recurren a la presión para evitar ser auditados, se presiona políticamente, se castiga presupuestalmente.

Ejemplificó que, si el Auditor no quiere renunciar, porque tiene derecho a estar 7 años, “entonces lo presionan, le meten auditores segundos que le llevan la contra, lo presionan presupuestalmente, lo atacan y lo hacen pedazos mediáticamente donde los medios de comunicación se van sobre él y termina renunciando”.

Indicó que el caso extremo es que lo pueden auditar personalmente.

El auditor Superior de la Federación (ASF), David Colmenares Páramo planteó necesario que el Auditor del Estado tenga autonomía y no dependa del Poder Ejecutivo.