Condenan allanamiento en hogar de periodista en Oaxaca

El Defensor de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca condenó el allanamiento y la agresión armada que sufrieron la noche del 26 de septiembre último el periodista Deimos Sánchez y su hija menor de edad, cuando una tropa de al menos 30 elementos de la Agencia Estatal de Investigación, fuertemente armados, irrumpieron en su domicilio y, cortando cartucho, lo encañonaron a él y a la niña.

La Defensoría, señaló Peimbert Calvo, recibió esa misma noche la queja del periodista y emitió mediante el expediente DDHPO/1958/(01)/OAX/2018 medidas dirigidas al Gobierno del Estado para que brinde protección al comunicador y su familia y garantice el ejercicio de su profesión en condiciones de seguridad. Además, señaló el Defensor, el organismo a mi cargo emitió mediante el mismo expediente citado una medida a la Fiscalía General del Estado para que se abstenga de causar molestias sin causa justificada al agraviado.

El ombudsman expresó que es preocupante y grave que la Agencia Estatal de Investigaciones cometa esta clase de atropellos, y recordó que la agresión a un periodista implica un agravio contra la sociedad, pues al obstruir el desempeño de los comunicadores, se priva a la comunidad de un medio para informarse antes de tomar decisiones sobre la vida comunitaria.

El Defensor Peimbert Calvo señaló que el operativo altamente irregular de la Agencia Estatal de Investigaciones, realizado a media noche, causó temor entre los vecinos del periodista, pues al sobresalto causado por el ruido de varias camionetas y automóviles sin identificación a hora tan avanzada, se sumó el miedo de quienes observaron a los agentes portando armas de alto poder allanando el domicilio del comunicador.

Peimbert Calvo insistió en que los responsables del allanamiento al domicilio del periodista deben ser investigados y sancionados sin demora, pues no solamente cometieron un delito al irrumpir sin autorización en un domicilio particular, sino que actuaron con excesivo empleo de la fuerza contra una menor de edad y su padre, lo cual agrava el nivel de este abuso de autoridad.