Clausuran Ruta 66, negocio edificado con dinero público por ex edil de Xoxo Héctor Santiago Aragón

El gobierno municipal de Santa Cruz Xoxocotlán, clausuró el centro de diversiones “Ruta 66”, propiedad del ex edil de Xoxocotlán, Héctor Santiago Argón. El negocio que presuntamente edificó la ex autoridad municipal con recursos económicos públicos que saqueó de la administración municipal, fue clausurado por no cumplir con los permisos, dictámenes y pagos correspondientes para su operación.

La negociación Ruta 66 fue creada en el último año de la administración de Héctor Santiago.

Las autoridades municipales decidieron clausurarlo luego de que la negociación no presentara los dictámenes en materia de protección civil, seguridad, ecología y salud que establece y exige la Ley, sin dejar de lado la falta de pagos por el uso de suelo comercial, la invasión ilegal de predios y afectación de vialidad que son consecuencia de la inexistencia de permisos para su construcción.

Caracterizado por el uso de la agresión y grupos porriles, el Lobo Mayor se valió de un grupo de cholos para amedrentar y violentar al personal que acudió al establecimiento para dar cumplimiento a la Ley; como lo hizo durante su gobierno Héctor Santiago Aragón continúa con actos que promueven el nepotismo y la corrupción del priismo en Xoxocotlán.

Por si fuera poco y para dejar clara la ambición y el tráfico de influencias durante el gobierno de Héctor Santiago Aragón alías “El Lobo Mayor”, al final de su administración se ordenó la construcción de topes en el boulevard Guadalupe Hinojosa frente a dicho negocio;  también, se realizó la construcción de un retorno frente al citado comercio sin contar con los estudios y permisos de vialidad correspondientes.

Caracterizado por su forma de gobernar autoritaria, ausente y déspota, el ex Edil hizo uso de su función pública para poner en marcha este y otros negocios que no cuentan con las licencia comerciales  ni permisos correspondientes, pues abusó de su cargo público para construir su riqueza a costa del pueblo de Xoxocotlán.

Tras un trienio de agresión y corrupción encabezado por “El Lobo Mayor”, el ex Edil amasó una exorbitante fortuna proveniente del erario público y se hizo de varias propiedades y negocios que de forma irregular fueron iniciados por este personaje: gasolineras, establecimientos de comida, constructoras inmobiliarias y costosas propiedades, así como el flamante parque de diversiones Ruta 66.

Enviar una respuesta