Cierre de vialidades en la Colonia Volcanes violatoria de derechos

Francisco RAMÍREZ

Aun cuando la Regiduría de Desarrollo Urbano no ofreció respuesta respecto al cierre de vialidades en la colonia Volcanes, para la Regidora de Gobernación, Normatividad y Reglamentos, María de la Luz Ramírez Hernández, esta acción es violatoria a los derechos de vecinos y se suma a las invasiones que se hacen a espacios públicos en la capital.

Luego de la denuncia que hicieran vecinos de la colonia Volcanes, donde con anuencia del municipio habitantes de la calle de Acultzingo y Sierra de los Alpes tratan de colocar una reja para privatizar la misma, por lo que la concejal solicitó a la Regiduría de Desarrollo Urbano la información pertinente pero a 72 horas de los hechos no había una respuesta.

De acuerdo con los vecinos, estos trabajos de los cuales nunca fueron notificados, los hacen unos cuantos en perjuicio de la mayoría de los vecinos que transitan diariamente estas calles.

Al calificar como una “arbitrariedad y atropello”, los vecinos piden al gobierno de la ciudad una explicación, sobre todo porque con este cierre se pone en riesgo la integridad de muchos menores que acuden a la Secundaria que se ubica metros adelante.

Ramírez Hernández comentó que las vías públicas no deben estar obstaculizadas o cerradas, por ello es que se ha pedido la información respecto a este hecho para poder actuar en consecuencia, sobre todo porque no está permitido el cierre de una vialidad pública.

De la misma manera se mostró a favor de fincar responsabilidades en contra de quien o quienes hayan autorizado el cierre de esta vialidad, en este caso, Desarrollo Urbano del municipio, como también la misma Comisaría de Vialidad, a quien corresponde vigilar el buen uso de la misma.

Este tema reconoció, se suma a los muchos que existen respecto a la invasión de particulares a la vía pública, como es el caso de la colonia del Maestro, en la agencia de Santa Rosa Panzacola; como también en San Martín Mexicapam, ambos casos ya dictaminados por el cabildo y de los cuales se desconoce porque no se ha llevado a cabo su desalojo.

Esta situación provoca cierta frustración, porque cuando ya existe un dictamen de por medio para liberar espacios públicos invadidos por particulares no se ha procedido, y tal parece hay “una convivencia” de parte de la autoridad al permitir que se ejecuten acciones de invasión a la vía pública.