Causa estragos coronavirus en Congreso de Oaxaca

Juan Carlos MEDRANO

El coronavirus invadió y se impregnó en el Congreso de Oaxaca. Lo mismo generó polémica entre diputados, sirvió para cobrar viejas rencillas entre pares, provocó encontronazos entre fracciones parlamentarias e incluso ocupó curules por aquello de que el diputado morenista Pavel Meléndez presenta molestias gripales luego de su regreso de la ciudad de Nueva York, por lo que se hizo la prueba del Coronavirus y ahora está a la espera que su caso sea descartado.

Desde temprana hora, --como ha sido en los últimos días en medios de comunicación, en charlas de café, en reuniones familiares y de trabajo—no se habló de otra cosa en el Palacio Legislativo de San Raymundo Jalpan que de la letal enfermedad.

Incluso hasta el titular de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), Donato Casas Escamilla llegó al Congreso para comparecer ante la fracción parlamentaria de Morena sobre las acciones de prevención que el Estado lleva a cabo para evitar la proliferación del Covid19 en las ocho regiones.

Hasta se dio tiempo de dar clases a los legisladores de como lavarse las manos e incluso elaborar gel antibacterial ante lo escaso del producto.

Pero el Covid 19 causó estragos en la sesión a grado tal de llevarla a ser un encuentro atropellado y sin sentido.

Temerosos ante la pandemia, los representantes populares establecieron una serie de medidas preventivas entre ellas suspender todas las actividades no esenciales entre el 20 de marzo y el 19 de abril, tanto dentro como fuera de la sede del Poder Legislativo, sin afectar las sesiones del pleno.

Era tanto el temor que, al inicio de la sesión, la mayoría de diputados avaló una propuesta presentada por el presidente de la Mesa Directiva, el diputado priista Jorge Villacaña para evitar que durante la sesión los representantes populares hicieran uso de la tribuna, situación que en los primeros minutos se respetó.

Fue el diputado petista César Morales Niño quien trató de romper el acuerdo e hizo berrinche cuando exigía voz en cuello desde su curul le permitieran hacer uso de la tribuna para exponer los motivos de una iniciativa que presentaba.

Jamás contó con que Villacaña Jiménez le negaría el derecho.

En fracción de segundos se armó la melé en el Salón de Plenos, entre los coordinadores de las fracciones parlamentarias del PRI, diputado Alejandro Avilés, del PT, Noé Doroteo, el legislador César Morales Niño e incluso el morenista Othón Cuevas.

Fue este último quien no desaprovechó la oportunidad para cobrar viejas rencillas al espetarle a Morales Niño que él fue víctima de su soberbia cuando fungió como Presidente de la Mesa Directiva y le impedía hacer uso de la tribuna como ahora reclamaba.

Después de casi 90 minutos de sesión, el ambiente vaticinaba un cierre sin sobresaltos, pero el presidente de la Mesa Directiva, diputado Jorge Villacaña Jiménez, movió el avispero al convocar a sesión ordinaria para el 15 de abril.

La fecha provocó la molestia de diputadas y diputados de Morena, del PVEM y de Mujeres Independientes, que reprochaban al priista no respetara los acuerdos de la Jucopo.

la coordinadora parlamentaria del PVEM, Aurora López Acevedo revelaba que ese no era el acuerdo de la Junta de Coordinación Política, sino que las sesiones continuarían con normalidad, tomando sólo medidas preventivas, y que se tenía que convocar para el próximo miércoles 25 de marzo.

Los morenistas le reprochaban a su coordinador parlamentario Horacio Sosa Villavicencio, que el PRI los estuviera “chamaqueando”.

La morenista Hilda Pérez Luiz vicepresidenta de la Mesa Directiva ordenaba desde la mesa que se activara el sonido, pues realizarían una sesión extraordinaria, sin importarle estar fuera de la ley y normatividad.

Finalmente se tomó lista de asistencia, 25 diputados y diputadas participaron en una sesión extraordinaria donde sin someter a votación, Hilda Pérez Luis convocó a sesión ordinaria para el próximo miércoles 25 de marzo a las 11:00 horas.