Causa “boom” mezcalero contaminación, presión sobre la tierra y pérdida de dimensión social

Juan Carlos MEDRANO

El aumento en la demanda del mezcal en comunidades rurales de Oaxaca trajo consigo contaminación, presión sobre la tierra, sobre los cultivos, además de desigualdades económicas y la pérdida de la dimensión social y cultural, denunciaron expertos.

Luis Nogales, Director del Centro de Estudios sobre el Maguey y Mezcal admitió que el mezcal está de moda, pues en los últimos siete años México triplicó la producción y la exportación de esta bebida espirituosa.

Recordó que Oaxaca es responsable del 85% de la producción, pero el aumento en la demanda trajo consigo la contaminación, la presión sobre la tierra y los cultivos y las desigualdades económicas y la pérdida de la dimensión social y cultural.

Denunció que los comercializadores son los más favorecidos con el aumento de la demanda.

El investigador aseguró que hoy se observa una problemática de desarrollo sustentable, “primero que no llevan a cabo las empresas distribuidoras de mezcal porque no están velando por el precio justo, vienen compran el producto a bajo precio, van lo revenden a un precio alto y generalmente el precio de mezcal está entre 600 y mil 200 pesos y al maestro mezcalero le vienen pagando aproximadamente entre 100 y 150 pesos el litro”.

Reveló que muchos comercializadores se acercan al Centro de Estudios buscando poner una marca de mezcal “y lo primero que dicen es no tengo dinero para ser sustentable. Nosotros les decimos no empieces con eso, paga el precio justo”.

Lamentó que hoy un gran problema generado por la demanda de mezcal es la falta de sustentabilidad, lo cual está generando un impacto medio ambiental terrible.

“Anteriormente la gente sembraba sus parcelas tenía para su consumo local y fiestas patronales y de pronto llegan los comercializadores y les dicen que no quieren unos litros sino 100, 200 o 300 litros y la gente con tal de vender arrastran con agaves silvestres”, expuso.

Detalló que los residuos de la producción de mezcal son los más fuertes, por una parte, el bagazo genera metano y acidifica el suelo, la vinaza que son los restos líquidos que quedan después del mezcal van y los tiran a rio y nadie se responsabiliza.

Hay, dijo, como 5 empresas responsables y ellos dicen nosotros tenemos nuestro proyecto de sustentabilidad y lo que hacemos es que cuando tenemos un agave sembramos 10 pero eso es materia prima para ellos y no para la comunidad.

Aclaró que esto es aprovisionamiento de materia prima y no un es un proyecto de sustentabilidad.

Denunció que hacen con el tipo de cultivo, lo hacen mal porque no hay plan de manejo, lo hacen en líneas en lugar de curvas de nivel y en lugar de retener el agua en la tierra lo que hacen con esas líneas para no ocupar tanto espacio y tener más maguey lo cual erosiona la tierra.

Alertó que al final de los 8 años cuando ya van a cosechar esos magueyes que sembraron esa tierra ya no va a servir porque será infértil.