Carece CES de Sección 22 de formación política y está plagada de corrupción

Juan Carlos MEDRANO

La Sección 22 de la CNTE es hoy un movimiento sindical carente de conducción, sin ruta política que permita construir acuerdos, plagado de corrupción y con una dirigencia sin experiencia, sin conocimiento y con falta de formación política, esbozó quien fuera secretario general del gremio en el trienio 95-98, Luis Fernando Canseco Girón.

En entrevista, el hoy profesor de nivel secundaria en el Istmo de Tehuantepec, evaluó el presente y futuro de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

A decir del ex dirigente sindical, hoy la gremial es un movimiento sin una conducción clara, lo cual queda de manifiesto por las circunstancias y señales que se envían desde el Comité Ejecutivo Seccional (CES).

Consideró que hoy las acciones que realizan los niveles educativos y algunas regiones, son acciones dispersas.

Recordó que “una característica del movimiento fueron las acciones unitarias, contundentes, orientadas, la búsqueda de aprovechar la movilidad de los compañeros para buscar llegar a acuerdos claros, transparentes, de frente, de cara a la sociedad, de cara al propio magisterio”.

Dijo que esto permitió la consolidación de las diversas etapas del movimiento y el propio IEEPO porque al construirse acuerdos siempre entró en una etapa de estabilidad y eso le permitió avanzar en temas de carácter educativo y social.

Hoy, meditó, notamos que se ha instituido una especie de unilateralidad, tanto por parte del IEEPO como por parte de la Sección 22 de la CNTE.

Consideró que mientras el CES y la misma Sección 22 no busquen y construyan una ruta política que permita construir acuerdos de manera conjunta, de manera mixta, difícilmente se podrán resolver los problemas que hoy aquejan y encontrar un camino para lograr que la educación en el estado avance y se transforme.

Cuestionado sobre la perdida de rumbo, Canseco Girón abundó que en cada período sindical se viven diferentes contextos y circunstancias. “A nosotros nos tocó el período de inicio del IEEPO, creo que el rompimiento fuerte que se dio fue cuando se comenzó a hablar de los temas de corrupción, pero en lo que ha sido un factor que genera la crisis es el rompimiento del diálogo con el decreto del 2015 donde se observa una ruptura”.

Me parece que en esa etapa de resistencia activa que se maneja, no hay claridad en la conducción, porque pudimos a pesar de las condiciones haber avanzado en acuerdos con el Gobierno estatal y federal, sostuvo.

Lamentó la “novatez” de quienes hoy dirigen la Sección 22 de la CNTE. Son compañeros que no vivieron las épocas más trascendentes del movimiento en cuanto a la lucha sindical tanto en lo interno como en lo externo porque eso es una escuela sindical en la práctica, afirmó.

Acusó que los actuales dirigentes “llegan sin experiencia, sin conocimiento pero también creo qué hay cuestiones de formación política de un bajo nivel que no les permite asumir un responsabilidad y desafortunadamente ha premiado el tema de la corrupción en las diferentes etapas las mas recientes lo que no permite que la gente pueda tener confianza en sus lideres y eso se refleja en las secciones por eso hay gente que no participa como en aquellas acciones de los 80 y 90´s”.

Con relación al futuro de la Sección 22 de la CNTE en caso de persistir en esa ruta, el ex dirigente advirtió que “hay posibilidades de un reencuentro si es que los compañeros de cara a la base hacen un planteamiento que permita que los compañeros puedan resolver sus problemas”.

En caso contrario, alertó, el movimiento tiene la obligación de resolver los grandes temas, hay temas domésticos ahorita, incidencias muchísimas problemas de carácter laboral que no se resuelve.

Expuso que si la dirección comienza a retomar los grandes temas que más lastiman a los profesores, se busca la posibilidad de establecer un buen dialogo con el Gobierno actual y el aire de cambio que viene de la federación con la posibilidad que la mal llamada reforma educativa caiga, pueden ser factores que puedan incidir en que poco a poco se recupere una conducción que beneficie no solo a trabajadores y a la sociedad oaxaqueña.

Sin embargo, también advirtió que en caso de no atender los lineamientos corre el riesgo de rupturas, porque hay otros actores que en esa época no existían como es la Sección 59, “tenemos una 61 tenemos al SITEM, tenemos otros proyectos sindicales que tienen otro tipo de intereses pero que los compañeros de base que ven en ellos que resuelvan sus problemas de cambio de ascenso obvio se volcarán hacia allá y eso significa un golpe para el movimiento magisterial de la sección 22.