Avala Congreso de Oaxaca revocación de mandato y consulta popular

Juan Carlos MEDRANO

Con 34 votos a favor, el Congreso de Oaxaca aprobó el Dictamen de la Minuta con Proyecto de Decreto por el que se reforman y adicionan disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia de consulta popular y revocación de mandato.

Con el respaldo, estado de Oaxaca se sumó a los más de 19 congresos estatales que ya avalaron las reformas a la Constitución federal en materia de consulta popular y revocación de mandato.

A diferencia de entidades como Tabasco, Morelos, Estado de México, Guerrero, Hidalgo, Sinaloa, Chiapas, Colima y Ciudad de México donde se aprobó vía fast track, Oaxaca ha sido de las últimas entidades en validar el documento.

El dictamen que aprobó el Congreso de la Unión modifica los artículos federales 35,36,41,81,99,116 y 122.

Con ello, ingresa al país un formato nuevo de consultas de trascendencia nacional y regional, así como la posibilidad de revocar de sus cargos al Presidente de la República, gobernadores y Jefa de Gobierno de la CDMX a través de un proceso electoral.

En el caso de Oaxaca, Morena y sus aliados, así como el PRI y PVEM, votaron a favor.

Sobre la revocación de mandato del presidente, se establece que cualquier ciudadano podrá solicitarla durante los tres meses posteriores a la conclusión del tercer período constitucional.

DAR PASO A LA PARTICIPACIÓN

DEL PUEBLO: NOÉ DOROTEO

El coordinador de la fracción parlamentaria del PT, diputado Noé Doroteo argumentó que en el nuevo contexto político en México y a partir del triunfo de la izquierda se han establecido nuevas coordenadas y correlación de fuerzas, por lo que es imperativo dar paso a la participación directa del pueblo en las decisiones trascendentales del país a través de figuras de democracia directa.

Aclaró que la aprobación de las reformas no es la puerta a la reelección presidencial como se ha pretendido hacer creer.

Por el contrario, dijo, implica que el ciudadano tiene la posibilidad de ser escuchado, incidir sobre ciertas políticas públicas y en ocasiones respaldar o revocar la confianza en sus gobernantes.