Agresiones a Periodistas “no son accidentes”, afirma Comisionado de DH de la ONU

Francisco RAMÍREZ

Las agresiones a periodistas y defensores de derechos humanos “no son accidentes” y las enfrentan porque sus actividades se supone son una amenaza a intereses poderosos, por lo que en el actual contexto de violencia en México, estas provienen de grupos criminales, sin olvidar que también estas surgen de funcionarios públicos.

Jesús Peña Palacios, representante adjunto de la alta comisionada de la Organización de las  Naciones Unidas para los Derechos Humanos, quien estuvo en la presentación del informe "Bajo Ataque. Los Derechos Humanos en Oaxaca 2013- 2018" que elaboraron organizaciones civiles de la entidad, puntualizó en este sentido que tanto a nivel internacional como en México, los defensores de derechos humanos están entre los más amenazados.

En este sentido expresó que  las amenazas, intimidación, asesinatos y desapariciones de periodistas y defensores de derechos humanos no son la excepción y por tanto de las la ONU se ha hecho eco de esta situación, registrando en lo que va del año más asesinados de defensores de derechos humanos que todo en el año 2017, por lo que este grupo vive en México una situación crítica.

El representante del organismo de las Naciones Unidas enfatizó que México enfrenta importantes retos en materia de derechos humanos y con un número relevante de recomendaciones formuladas tanto en el marco del Examen Periódico Universal (EPU) como por los mecanismos internacionales de derechos humanos.

A su vez representantes de las organizaciones civiles que elaboraron el informe explicaron que éste es el único presentado sobre la situación de un solo estado en tres ocasiones, ello por las características diferenciadas y preocupaciones especificas en materia de derechos humanos en la entidad.

Entre los principales retos en Oaxaca, las organizaciones de la sociedad civil destacaron que el estado se encuentra entre los tres primeros lugares del país en ataques contra personas defensoras de derechos humanos y periodistas, y en primer lugar en el caso de mujeres defensoras.

Denunciaron que dichos ataques van en constante aumento y alertaron frente a seis asesinatos de defensores en 2017, tres en 2018 y la desaparición de un periodista, en cifras al cierre del informe, en marzo pasado.

Alertaron también frente a las violaciones sistemáticas a los derechos de las poblaciones indígenas, pues Oaxaca se caracteriza por la imposición de proyectos mineros, hidroeléctricos y eólicos de despojo de las poblaciones indígenas.

A ello se añade el desinterés de los distintos niveles de gobierno para hacer efectivos los derechos humanos, como consta por ejemplo en el Plan Estatal de Desarrollo, aprobado a destiempo y sin enfoque de género ni de derechos humanos.